Skip to content

Una Crítica a los Calvinistas

noviembre 12, 2014

TENER-EN-CUENTA-PARA-EMPRENDER 2Roger Olson, teólogo arminiano, ha escrito una entrada en su blog criticando una particularidad de ciertos calvinistas. Pueden leer sus entrada completa aquí. En resumen, Olson critica a aquellos calvinistas que igualan el arminianismo con el semi-pelagianismo. Y le doy toda la razón! Considero que la critica es totalmente válida y en esta entrada voy a escribir rápidamente porque creo que es así.

Existen muchos calvinistas que ignoran las doctrinas arminianas. Son pocos los que han leído algo de las obras que escribió Jacobo Arminio. Pero son muchos los que en esa ignorancia rápidamente critican equivocadamente al arminianismo y lo comparan con sistemas totalmente fuera de las enseñanzas bíblicas. En otras palabras, muchos calvinistas, por ignorancia o porque así han sido enseñados, creen que el evangelicalismo contemporáneo es en su mayoría arminiano, y hacen reclamos y críticas que obviamente son rechazados por los que verdaderamente se adhieren al arminianismo clásico.

Pero, cuando estudiamos un poco a Arminio y sus enseñanzas podemos ver que en poco se parece al evangelicalismo de nuestros días. Quizás hasta podríamos afirmar que Arminio era reformado en su doctrina cuando se compara a lo que cree el evangélico promedio de muchas de las iglesias en nuestros países. Válida es la crítica de los arminianos cuando se les dice semi-pelagianos.

El evangélico promedio no es ni reformado ni arminiano, sino semi-pelagiano. Y el semi-pelagianismo es una herejía, pues su doctrina va en contra de muchas de las doctrinas bíblicas. Es por ello que muchos calvinistas han comparado al evangelicalismo moderno con Roma. Si analizamos lo que cree el evangélico moderno con respecto a Dios, al hombre, a la salvación, etc, veremos que está más cerca de Roma que del verdadero protestantismo que fue rescatado en la Reforma en el siglo XVI. Y lo peor de todo es que muchos ni siquiera lo saben, sino que asumen que sus creencias son tan bíblicas como las del católico romano promedio.

Qué es el Semi-pelagianismo?

R. C. Sproul escribió un excelente artículo al respecto llamado, “La Cautividad Pelagiana de la Iglesia.” En ese artículo define el semi-pelagianismo de la siguiente manera,

El semi-Pelagianismo dice esto: sí, hubo una caída; sí hay tal cosa como pecado original; sí, la constitución de la naturaleza humana ha sido cambiada por este estado de corrupción y todas las partes de nuestra humanidad han sido significativamente debilitadas por la caída, a tal punto que sin la asistencia de la gracia divina ninguno puede tener la posibilidad de ser redimido, por consiguiente la gracia no es únicamente útil sino necesaria para la salvación. Pero, aún cuando estamos tan caídos que no podemos ser salvos sin la gracia, no estamos tan caídos que no podamos tener la capacidad para aceptar o rechazar la gracia cuando nos es ofrecida. La voluntad está debilitada pero no es esclava. Hay remanentes en el centro de nuestro ser, una isla de justicia que permanece intocable por la caída. Es la respuesta de esta pequeña isla de justicia, ésta pequeña pieza de bondad que está intacta en el alma o en la voluntad lo que hace la diferencia determinante entre el cielo o el infierno. Es esta pequeña isla que debe ser ejercida cuando Dios lleva a cabo sus miles de pasos para alcanzarnos, pero en el análisis final es un paso que debemos tomar el que determina ya sea el cielo o bien el infierno, el ejercitar ésta pequeña isla de justicia que está en el centro de nuestro ser o no hacerlo.”

Ahora, noten lo que escribió Jacobo Arminio con respecto a la naturaleza del hombre,

    En el estado de Inocencia Primitiva, el hombre tuvo una mente dotada de un claro entendimiento de la luz celestial y la verdad concerniente a Dios, y a Sus obras y voluntad, tanto como fuera suficiente para la salvación del hombre y la gloria de Dios; tenía un corazón dotado con “justicia y verdadera santidad,” y con un verdadero y salvífico amor por el bien; y poderes abundantemente calificados o hechos perfectamente para cumplir la ley que DIos le había impuesto. Esto se admite fácilmente de la descripción de la imágen de Dios, de la cual el hombre se dice fue creado (Génesis 1: 26-27), de la ley divinamente impuesta, que tenía una promesa y una amenaza adjuntada a ella (Génesis 2: 17), y finalmente de la restauración análoga de la misma imágen en Cristo Jesús (Ef 4: 24; Col 3:10).
      Pero el hombre no fue confirmado en ese estado de inocencia como para ser incapaz de ser llevado por la representación que le fue presentada de algún bien (ya fuera de un tipo inferior y relacionado a su vida [natural], o de un tipo superior y relacionado a su vida espiritual), para mirarla rebeldemente y desearla, y de su propia y espontánea libertad, y a través de un increíble deseo por ese bien, declinó la obediencia que le había sido prescrita. Habiéndose alejado de la luz de su propia mente y de su Mayor Bien, que es Dios, o, por lo menos, habiéndose acercado hacia ese Mayor Bien no de la manera en que debía hacerlo, y además de haberse ido con mente y corazón hacia un bien inferior, transgredió la orden que le había sido dada para vida. Por esta aborrecible obra, él se precipitó de la condición noble y elevada a un estado de profunda tristeza, que es bajo el dom
    inio del pecado…
    En ese estado, la voluntad del hombre hacia el Verdadero Bien no sólo fue herida, mutilada, enfermada, torcida, y debilitada; sino que fue también puesta en cautiverio, destruída, y perdida: Y sus poderes no sólo debilitados e inútiles a menos que sean asistidos por la gracia, pero no tiene poderes excepto que sean excitados por la Divina gracia.” The Works of Arminius. Volumen 2. Disputa XI, Del Libre Albedrío del Hombre y Sus Poderes.

Y en otra parte escribe,

Pero en su estado pecaminoso, el hombre no es capaz, por sí mismo, ya sea de pensar, desear, o hacer lo que es realmente bueno; sino que es necesario que sea regenerado y renovado en su intelecto, afecciones y coluntad, y en todas sus fuerzas, por DIos en Cristo por medio del Espíritu Santo, para que pueda calificar para comprender, estimar, considerar, desear, y realizar lo que sea verdaderamente bueno. Cuando ha sido hecho partícipe de la regeneración o renovación, considero que, ya que ha sido libertado del pecado, es capaz de pensar, desear, y hacer lo que es bueno, pero aún no sin la ayuda continua de la Divina Gracia.” The Works of Arminius. Volumen 1. Sección 2, 5.iii

No podría pensar alguien que Arminio era reformado? Con esa visión del hombre Arminio pudo haber sido confundido por un reformado, sin embargo, y lástimosamente, su doctrina era muy diferente a la calvinista. Pero, lo importante es notar la gran diferencia que hay entre el arminianismo clásico (de Arminio) y el semi-pelagianismo. Si leyeron el artículo de Sproul pudieron aprender que básicamente el semi-pelagianismo afirma que el hombre es un pecador, pero que, “la voluntad está debilitada pero no es esclava.” Es decir, lo que afirma el semi-pelagianismo es queel hombre no es tan depravado; que no es un esclavo del pecado; que no está muerto en sus delitos y pecados…el pecado ha dañado la imágen de Dios en él, pero no le ha corrompido totalmente.

Esto no es lo que creía Arminio. Claramente podemos notar en sus escritos con respecto a la voluntad humana y al libre albedrío, que Arminio creía que el hombre estaba totalmente corrompido por el pecado y que por lo tanto estaba muerto en delitos y pecados.

La iglesia Católico Romana es semi-pelagiana, y es fácil notar como sus doctrinas con respecto al hombre están tan alejadas de la verdad claramente explicadas en las Escrituras. no fue Jesús el que dijo que el hombre natural era un esclavo del pecado (Juan 8: 34)? No dice Pablo que el hombre natural está muerto espiritualmente (Ef 2: 1-3)? No dijo David que no hay ningún hombre que pudiera hacer lo bueno (Salmo 14:1-3 y 53: 1-3)? Roma rechaza la enseñanza bíblica con respecto al hombre y su estado espiritual, y como su doctrina semi-pelagiana cree que el hombre está simplemente enfermo.

Pero, no es esto lo que cree el evangélico promedio? No es cierto que granparte del evangelicalismo contemporáneo confiesa que el hombre no es tan malo como parece? No es cierto que muchos evangélicos, como Roma, afirman que el hombre tiene la capacidad, en su estado natural, de hacer el bien? Es esto lo que creía Arminio? Si no era lo que creía, entonces porque estamos calificando a estos evangélicos como arminianos, si realmente son semi-pelagianos? No creen que es injusto?

Obviamente no estoy diciendo que el arminianismo sea una doctrina correcta. Por el contrario, creo firmemente que el arminianismo es totalmente inconsistente, especialmente por lo que creen de Dios y del hombre. Es decir, debido a que creen en la soberanía de Dios y en la depravación total del hombre, el resto de sus doctrinas, principalmente soteriológicas (de la salvación) se caen por sí solas. Si el hombre es como creen los arminianos clásicos que es (totalmente depravado), entonces, creer que el hombre puede responder a la gracia de Dios es inconsistente.

La diferencia entre el semi-pelagianismo y el arminianismo está en que el semi-pelagianismo afirma que el hombre tiene la capacidad de creer en Jesucristo, es decir, al estar tan sólo enfermo por el pecado, tiene aún la capacidad de hacer el bien, y puede, entonces, ejercer su voluntad, la cual no es una esclava, y creer. Una vez que el hombre ha creído, Dios derrama Su gracia sobre él y le hace nacer de nuevo. Como ven, lo que inicia la salvación es el hombre, no Dios. Ahora, debemos aclarar que el semi-pelagianismo afirma que estos hombres que han sido regenerados pueden perder su salvación si continúan pecando (como puede un hombre que ha nacido de nuevo ser esclavo del pecado de nuevo? no lo sabemos!-ver Rom 6 y 7). A esto Roma le llama, “perder su justificación.”

No es esto lo que creen muchos evangélicos en nuestros días? No creen que un creyente, o una persona que ha nacido de nuevo, puede perder su salvación? Ciertamente vemos una vez más como se parece el evangelicalismo de nuestros días a Roma.

Sin embargo, el Arminianismo afirma que la gracia de Dios es primero, y es lo que hace que un hombre que está muerto espiritualmente pueda ser regenerado. Sin embargo, esa gracia puede ser resistida por el hombre. Dios inicia la obra derramando su gracia sobre los hombres y es el hombre quien le resiste o la acepta (como puede un hombre natural como el que describe Arminio aceptar esa gracia sin ser regenerado antes, no lo sabemos). Esa es una de sus inconsistencias. Sin embargo, los arminianos creen que es Dios quien inicia la salvación, no el hombre, a diferencia del semi-pelagianismo.

Además, los arminianos creen que la salvación no se puede perder. En su disertación sobre la perseverancia de los santos, Arminio escribe,

Mis sentimientos respecto a la perseverancia de los santos son, que esas personas que han sido injertadas en Cristo por medio de la fe, y han sido hechos partícipes del Espíritu dador de vida, poseen suficientes fuerzas para luchar contra Satanás, el pecado, el mundo y su propia carne, y ganar la victoria sobre estos enemigos-sin embargo no sin la asistencia de la gracia del mismo Espíritu Santo. Jesucristo también por Su Espíritu les asiste en todas sus tentaciones, y les ofrece la pronta ayuda de Su mano; y, proveído que ellos estén preparados para la batalla, imploren su ayuda, y no queden debiendo, Cristo los preserva de caer. Así que no es posible para ellos, por ninguna artimaña o poder de Satanás, que puedan ser seducidos o arrancados de las manos de Cristo.” The Works of Arminius. Volumen 1, sección 2, 5.v

Ni Arminio ni sus seguidores creyeron que los santos pudieran perder su salvación. Entonces, porque estamos llamándole arminianos a los evangélicos que creen como Roma y no como enseñó Arminio?

La verdad es que gran parte de los evangélicos de nuestros días no son ni reformados, ni arminianos. Tristemente son semi-pelagianos y por lo tanto están más cerca de Roma de lo que ellos pensarían. Como calvinistasdebemos luchar por la verdad. No podemos andar catalogando como arminianos a quienes no lo son. El semi-pelagianismo es una herejía y lástimosamente una que ha invadido el protestantismo como una plaga, y contra la cual debemos luchar con la verdad de Dios revelada en Su palabra. El arminianismo, por otro lado, por lo menos el arminianismo clásico, es inconsistente. Ciertamente se parece al semi-pelagianismo en su sinergismo, y de la misma manera debe ser corregido con la exposición y el estudio de la Biblia.

Espero que esta corta entrada sirva para que cambiemos nuestra manera de pensar con respecto al arminianismo y veamos la gravedad de las doctrinas que están siendo enseñada en muchas iglesias de nuestros países, las cuales son idénticas a las de Roma y no se asemejan en nada al protestantismo que luchó contra las mentiras y engaños de esa iglesia. Que nos sirva para querer estudiar más a fondo las obras de Arminio y poder ver sus inconsistencias y mostrarlas a los que creen como él.

Tomado de http://sujetosalaroca.org

 

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Rodolfo Avila L. permalink
    enero 3, 2017 3:06 pm

    Muy interesante, Pero ahora me salen mas dudas al respecto ya que esto me hace pensar o que hay dos corrientes del Arminianismo o que los seguidores de Arminio tergiversaron la teología de Arminio. Si no es asi ¿cuales son entonces los errores del Arminianismo? Si creen en la depravación total del hombre, si creen que es la gracia de Dios la que regenera y que la salvación no se pierde entonces ¿en que difiere Arminio de Calvino? En la elección incondicional y en la gracia irresistible?
    Bendiciones y gracias de antemano por la respuesta que puedan hacer a mi comentario.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: