Skip to content

La necesidad de un reinado visible de Jesús en la tierra

septiembre 20, 2014

Desde la caída del hombre Dios ha promulgado un plan para traer a este planeta rebelde de vuelta en conformidad con Su voluntad (cf. Gn 3,15). Central de este plan es el Hijo de Dios, Jesús el Mesías, a quien el Padre quiere establecer como Rey sobre las naciones (cf. Sal 2). A través de las profecías del Antiguo testamento y las conexiones directas hechas en el Nuevo Testamento, la Biblia nos presenta a Jesús como el único que va a traer salvación al pueblo de Dios y el que reinará como Rey sobre este mundo.

Sin embargo, debemos reconocer que mientras millones de personas en la historia han doblado la rodilla ante Jesús como Señor y Salvador, la gran mayoría del mundo no lo ha hecho. No adoran a Jesús como Señor y Salvador. Basta con mirar un mapa del mundo y examinar las naciones del mundo de hoy y preguntar cuáles de ellas están inclinando la rodilla ante Jesús el Mesías. No hay ninguno. Ellos todavía no han reconocido la gloria y el honor del Rey Jesús. Las naciones con sus líderes todavía están en rebelión activa contra el “Ungido” de Dios (ver Sal. 2:2). Esto lo vemos en las miríadas de falsas religiones y filosofías, junto con actos de abierta rebelión que caracterizan lo que Pablo llama “presente siglo malo” (Gálatas 1:4).

Mientras que la iglesia ha logrado mucho durante sus dos mil años de historia, su existencia no ha llevado al reconocimiento mundial de Jesús. Incluso las áreas geográficas que antes se impregnaron con la conciencia del Evangelio como Europa durante la Reforma, y ​​el Nordeste americano con el Gran Avivamiento, están muy alejados de la adoración del Dios verdadero. Algunas de las zonas más anti-cristianas de hoy son aquellos que una vez tuvieron mucho contacto con el Evangelio.[1]

No hay evidencia de la Escritura o la experiencia que el honor apropiado debido a Jesús ocurrirá antes de Su segunda venida a la tierra.[2] Todos los cristianos están de acuerdo en que tal honor se dará con el regreso de Jesús a la tierra. Cuando Jesús regrese a la tierra en gloria todo ojo le verá. Matará a Sus enemigos y no habrá ninguna duda en cuanto a Su poder. Por otro lado, también es cierto, como 1 Corintios 15:24-28 indica que cuando el “fin” suceda, Jesús “entregará el reino al Dios y Padre” (v. 24). El versículo 28 declara: “Y cuando todo haya sido sometido a El, entonces también el Hijo mismo se sujetará a aquel que sujetó a El todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.” Así que la hora viene cuando Jesús entregará Su reino al Padre. Esto no quiere decir que Jesús deja de reinar, pero su reino mesiánico pasará al reino universal del Padre.

Esto lleva a un problema que debe ser abordado. Es la voluntad del Padre que Su Hijo gobierne las naciones y todo se someta a El. Pero en este “presente siglo malo” no todas las cosas están sujetas a Jesús. Además, la Biblia nos dice que Jesús algún día pasará Su reino a Dios el Padre. Este parece ser el período de tiempo del Estado Eterno. Así que la cuestión es la siguiente – ¿Cuándo gobernará Jesús el Mesías en Su reino y recibirá la gloria y el honor en este mundo, que El abundantemente merece y promete la Escritura? ¿Es simplemente en su segunda venida a la tierra? Saucy hace esta pregunta relevante:

“Con seguridad, el mundo reconocerá a Cristo cuando él regrese en gloria. Pero, ¿un corto período de destrucción y juicio antes de que del reino al Padre para el estado eterno proporcionará una explicación adecuada de la centralidad de Cristo y una suficiente manifestación de su gloria en la historia?”[3]

La respuesta a esta pregunta es no. La Segunda venida de Jesús con sus destrucción y sus juicios no es todo lo que hay a la manifestación de Cristo. Esos son magníficas muestras de la gloria, pero más está por venir. Como Saucy señala: “Hasta el momento en la historia, la experiencia de Cristo y su pueblo ha sido una de opresión y falta de reconocimiento (cf. 1 Jn 3:1). Si la historia llega a su fin con la venida de Cristo, no habrá un tiempo significativo en la historia cuando su centralidad se manifieste.” [4]Entonces, ¿De dónde viene el reconocimiento requerido?

Un reino intermedio o milenario “ofrece justo tal tiempo cuando la gloria de Cristo impregnará la historia humana y su importancia se reconocerá correctamente.” [5] Por lo tanto, un reino milenario de Jesús después de su segunda venida, pero antes del “fin” cuando Jesús entregue Su reino al Padre es el momento ideal para que el Hijo se manifieste en Su gloria al mundo. Por lo tanto, el reino milenario de Jesús después de Su regreso será el período de tiempo en que el Hijo reine sobre este mundo, recompensando a Sus siervos y castigar a Sus enemigos. Cuando Él haya completado este reinado de Su trono glorioso, El entregará Su reino a Dios el Padre y el Estado Eterno comenzará.

Tal vez una objeción a esta afirmación sería que la sesión actual de Jesús en el Cielo, cumple con la idea de un reinado sostenido que la Biblia predijo. Esta posición no es satisfactoria y no da justicia al reinado del reino de Jesús por varias razones. En primer lugar, a pesar de que la exaltación de Jesús a la diestra del Padre es un poderoso despliegue de gloria en los atrios del cielo y las fuerzas espirituales del mal, el mundo continúa en su rebelión y en el no reconocimiento de Jesús como Señor y Mesías. No podemos concebir un reinado mesiánico de Cristo, donde la gran mayoría del mundo no es consciente de ello. Sin embargo, este debe ser el caso si el milenio está presente actualmente. Por otro lado, cuando se establezca el reino de Cristo en Su venida será reconocido por todos. Como Zacarías 14:9 indica: “Y el Señor será rey sobre toda la tierra; aquel día el Señor será uno, y uno su nombre.” Cuando Jesús el Mesías reine sobre la tierra, no habrá otras religiones o sistemas de adoración falsos, a diferencia de hoy en día. Para ponerlo en términos más simples, cuando Jesús gobierne, lo sabrás. Todo el mundo lo reconocerá.

En segundo lugar, Hebreo 10:12-13 dice que Jesús está a la diestra de Dios “esperando” que Sus enemigos sean sometidos a Él:

pero El, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, se sentó a la diestra de Dios, 13 esperando de ahí en adelante hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies. [5]

El texto que aquí se basa en el Salmo 110 en el que el Señor de David, el Mesías, se dice que tiene una sesión a la diestra de Dios “hasta” que Sus enemigos sean derrotados y el gobierno de Sión (Jerusalén) se produzca (Salmo 110:2). Por lo tanto, una sesión a la diestra del Padre por el Mesías precede un reinado gobernando sobre la tierra.

En tercer lugar, el reinado del Mesías incluye más que la salvación personal, tan importante como es. También implica la transformación de la sociedad / política de las naciones de la tierra (ver Isa 2:2-4). La armonía internacional bajo el Mesías gobernante se va a producir. Mientras que la salvación mesiánica se ha inaugurado en esta era de la iglesia, la transformación prometida de las sociedades en todas sus dimensiones no ha sucedido todavía.. Pasajes como Isaías 19:24-25 y Zacarías 14 predicen que las naciones como entidades nacionales adorarán a Dios. Pero tal armonía social e internacional aún no ha sucedido. ¿Cómo puede haber un reinado mesiánico o milenario en el que las naciones siguen en abierta rebelión contra Dios y su Mesías? La mejor respuesta es que esta transformación de la sociedad se producirá con la segunda venida de Jesús. Como Saucy señala:

“Los profetas ilustraron la obra salvadora del Mesías como tanto una renovación personal y social. La obra del reino de Cristo ha entrado en esta época para traer la salvación personal, pero la transformación de la sociedad en términos de la paz entre los pueblos y la expresión de la justicia de Dios en las estructuras de la sociedad humana nunca se promete para esta época. Ellos esperan el regreso del Rey mesiánico, que va a destruir las estructuras del mal de esta época e instituir un gobierno justo sobre la tierra por primera vez en la historia humana.”[7]

En resumen, Jesús debe ser honrado con un reinado que es visible para todos. La intención de Dios es que Su Hijo, Jesús, el Mesías, gobierne a las naciones, incluyendo a Sus enemigos, de Jerusalén y de un Israel restaurado (ver Sal. 110:2). Antes de que el Estado perfecto Eterno venga, Jesús debe reinar sobre este planeta que ha rechazado a Dios desde la caída y el mundo que lo rechazó en Su primera venida. Él gobernará con justicia, pero también con una vara de hierro sobre Sus enemigos (ver Salmos 2, 110, Apoc 2:26-27). Mientras Jesús se encuentra actualmente a la diestra de Dios en el cielo poseyendo toda autoridad, las naciones siguen actualmente en rebelión contra Dios. No existe una entidad nacional de hoy que reconoce y adora a Dios como debería. Pero eso cambiará cuando Jesús venga otra vez. En Su segunda venida Él entonces se sentará en Su trono glorioso (ver Mateo 19:28 y 25:31), y Él reinará sobre este mundo para la gloria de Dios. Esto lo hace en el reino milenario después de que Él regrese a la tierra. Cuando esta fase del programa del reino se termine el Hijo entregará el reino a Dios el Padre y el reino milenario se fusionará en el reino universal o lo que se conoce a menudo como el estado eterno (ver 1 Cor 15:24-28) .

Echemos un vistazo a este punto desde la otra dirección. Si la perspectiva premilenial no es correcta y el milenio es espiritual y ahora como otras perspectivas afirman, ¿qué significa esto? Significaría que no hay un período importante en la historia humana, donde Jesús es reconocido como rey por este mundo antes del Estado Eterno. La época actual se caracteriza por la maldad y la persecución del pueblo de Dios por el mundo y Satanás. Además, el reinado mesiánico de Jesús se caracteriza por el no reconocimiento y la rebelión generalizada continua por las naciones. Además, mientras que un presente milenio incluiría la salvación personal de algunos, no implicaría la transformación social y la armonía internacional que la Biblia predijo (ver Isa 2:2-4). Si la perspectiva premilenial no es correcta no existe un período importante en la historia donde se da a Jesús el honor y la gloria que Él merece.

[1] Este punto por sí solo debería ser una preocupación para aquellos que están considerando la validez de pos-milenialismo que afirma la renovación de la sociedad por el Evangelio antes del regreso de Jesús.

[2] Véase Robert L. Saucy, The Case for Progressive Dispensationalism (Zondervan), 289.

[3] Saucy, 289-90.

[4] Ibid., 290.

[5] Ibid.

[6] El énfasis es mío.

[7] Saucy, 290.

Por Michael Vlach

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: