Skip to content

Una Observación sobre la Cena del Señor

agosto 15, 2014

CommunionLa Cena del Señor: Para Pecadores

Por Joe Thorn

Esta semana voy a publicar algunas reflexiones sobre la Cena del Señor como un estímulo de nuestra familia en Redeemer Fellowship y cualquier persona que quiera reflexionar con nosotros a través de estos temas.

La Cena del Señor, o la comunión, es una tradición sagrada que nos ha dado Jesucristo. Durante la cena de Pascua con sus discípulos nos bendijo con una ordenanza que, a través de los elementos del pan y el vino, el evangelio es predicado, se anima nuestra fe, y la iglesia se une como hermanos y hermanas.

” La Cena del Señor Jesús fue instituida por Él la misma noche en que fue entregado,’ para que se observara en sus iglesias2 hasta el fin del mundo,3 para el recuerdo perpetuo y para la manifestación del sacrificio de si mismo en su muerte,4 para confirmación de la fe de los creyentes en todos los beneficios de la misma,5 para su alimentación espiritual y crecimiento en Él,6 para un mayor compromiso en todas las obligaciones que le deben a Él,7 y para ser un vínculo y una prenda de su comunión con Él y entre ellos mutuamente.” – 1689 Segunda Confesión de Londres, 30.1

Esta ordenanza se da a la iglesia, y es, por tanto, sólo para ser recibida por los creyentes. Pero debemos preguntarnos: “¿Estoy listo para recibir la Cena del Señor?” Puede sonar como una pregunta absurda, pero la preparación es el fin y el autoexamen es importante ( 1 Cor. 11:28 ).¿Cuando no se debe tomar la comunión? Si permanece impenitente, y se niega a negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguir a Jesús debe permanecer sentado. Tomar la comunión en tal condición es una forma de hipocresía que, si bien oculta endurece el corazón.

Por otra parte la Cena del Señor se trata a veces como un acto excesivamente introspectivo y casi deprimente. Algunos son animados a fin de centrarse en su pecado que, a pesar de la proclamación destacada y visible del evangelio ocurriendo en la Cena del Señor, la alegría de la salvación no se halla en ninguna parte. De hecho, algunos creyentes deciden no participar en absoluto, ya que han fallado “seriamente.” Allí se encuentra la mesa. Se hizo la invitación. Pero algunos temen que no deberían seguir adelante porque la semana pasada estuvo llena de pecado e incredulidad. Algunos piensan: “Yo arruiné esta semana. Mejor no lo hago.”

Pero aquí está la verdad. Así como Jesús vino, no a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento, así la Cena del Señor es para los pecadores ( Lucas 5:32 ). Si usted ha llegado a la asamblea sin arrepentimiento y dudando, hay tiempo para arrepentirse y comprometerse a Jesús. Debemos venir a la mesa creyendo y confesando nuestro pecado, apartándonos de ello y confiando de nuevo en las promesas del Evangelio. Venimos a la mesa simul justus et peccator –simultáneamente justificados y sin embargo pecadores. Conocer y descansar en el perdón soberano de Dios de los pecadores produce gozo y conduce a la adoración.

Mientras se examina a sí mismo, durante la comunión y se ve a si mismo como pecador necesitado de misericordia, sepa que lo ha encontrado en Jesús. Venga a la mesa, confesando y arrepintiéndose. Usted encontrará la gracia.

 

<

p align=”justify”>Tomado originalmente de http://www.joethorn.net/

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: