Skip to content

¿Qué es Una Teología “Dispensacionalista”?

junio 16, 2014

por Paul Martin Henebury

Las piezas de las que estaba trabajando no están del todo terminadas, así que pensé que le daría este otro giro.

Un dispensacionalista es un cristiano que ve en ciertas divisiones claras de la Escritura en el progreso de la revelación en la que Dios gobierna la historia. En el mejor de esto se hace sobre la base de los pactos revelados en la Biblia. Una “dispensación” (“oikonomia” gr.) es una administración o economía, en la que, dentro de un cierto período de tiempo (conocido a Dios, pero luego revelado al hombre), Dios busca su plan a través de las vidas de hombres. El término oikonomia se compone de otras dos palabras: “oikos”, que significa casa y “nemo”, es decir de administrar, gestionar, o dispensar. Literalmente, una “oikonomia” es una gestión de la casa u administración del hogar. En su uso teológico que es muy adecuado describir lo que podríamos llamar una “economía divina.” Esto es mucho la forma en que la palabra se usa en Efesios 1:10; 3:2, 9; Colosenses 1:25-26 y 1 Timoteo 1:4. Estos pasajes también muestran que Pablo sostuvo a la realidad de ciertas dispensaciones en el sentido amplio dado anteriormente.

 

No era de esperar, por lo tanto, que incluso los teólogos del pacto hablan a menudo de las dispensaciones. Por ejemplo, tanto Charles Hodge y Louis Berkhof emplean el término muy parecido a como los dispensacionalistas lo hacen. Willem VanGemeren habla de “épocas”. El número de estas administraciones está abierto a debate. Aunque comúnmente sostenidas, las siete dispensaciones articuladas por CI Scofield no son el número necesario para ser admitido en las filas de los pensadores Dispensacionalistas. El presente autor, por ejemplo, cuestiona el valor teológico de algunas de estas “economías,” excepto quizás como marcadores ayudando a rastrear el flujo de los actos de Dios en la historia bíblica.

Interpretación del Sentido Pleno

Una característica de la teología dispensacional es el uso consistente de lo que se llama el método “gramático-histórica” ​​de interpretación. Aquí la “consistencia” se aplica, en principio, aunque no siempre en la práctica. Ya sea que se trate de narrativa bíblica, o poesía, o literatura profética, el Dispensacionalista aplica la misma hermenéutica a cada género. Esto ciertamente no significa que el género se ignore; claramente, por ejemplo, la llamada literatura apocalíptica no es lo mismo que la literatura histórica o la literatura sapiencial. Pero los eruditos Dispensacionalistas no creen que uno tiene que cambiar de caballos hermenéuticos a la mitad, cuando se pasa, por ejemplo, en Mateo 23, (relato del evangelio), Mateo 24-25, (que muchos eruditos describirían como apocalíptico o al menos profético). Ellos creen que explorar el sentido gramatical de un pasaje dentro de su contexto, y de lanzar cualquier luz histórica que pueden en un texto, dará el significado pretendido. Alejarse de esto es quedar atrapado en las corrientes de las modas académicas del día; lo que está o no está de moda no debe dictar la interpretación bíblica.

La suposición del Dispensacionalista incluye una creencia en la infalibilidad completa y la inspiración de las Escrituras, junto con la creencia de la naturaleza proposicional de la Escritura. El Proposicionalismo se adapta mejor cuando una declaración indica un sentido “literal” o sentido pleno. Por lo tanto, los dispensacionalistas son adherentes de la revelación proposicional – una posición que está siendo afirmada cada vez menos en la comunidad conservadora, ya que los estudiosos hacen de la interpretación bíblica más la provincia de los especialistas que del “hombre común.”

La Importancia de los Pactos de la Escritura

Esencial a la teología de todos los dispensacionalistas clásicos son los Pactos de la Escritura. Estos son los pactos explícitos y claramente reconocibles definidos en las páginas de la Biblia. Incluyen el Pacto con Noé; el Pacto de Abraham; Pacto de la Tierra; el Pacto Mosaico (que se ha terminado); el Pacto Sacerdotal; el Pacto Davídico; y el Nuevo Pacto. El pacto bíblico principal para la mayoría de los dispensacionalistas es el de Abraham, de la cual provienen los siguientes. Dado que la mayoría de ellos son de naturaleza unilateral (es decir, eran promesas hechas únicamente por Dios y dados a los hombres) no pueden ser anulados o modificados, ya que siempre se puede contar con Dios para hacer exactamente lo que promete. Aún así, es posible que, al igual que los tratados en general, se completarán con las declaraciones adicionales aunque nunca contradictorias. Un ejemplo de esto sería las aclaraciones adicionales del pacto de Abraham que se nota al leer Génesis 15 a Génesis 22.

La aplicación sistemática del método gramático-histórico a estos contratos bíblicos hechos por Dios con los hombres conduce a ciertas expectativas específicas e innegables. Entre estas expectativas es la que, quizás más que cualquier otra, distingue el Dispensacionalismo de su principal alternativa evangélica, la Teología del Pacto. Esta característica distintiva es la creencia de que sigue habiendo una serie de promesas incontrovertibles dadas a la simiente física de Abraham, Isaac y Jacob (“los Padres” – Rom. 11:26-29).

Estas promesas, confirmadas como lo fueron por el irrevocable Pacto Divino. Ven especialmente Génesis 15 y Jer 33:15-26), deben ser llevados a un cumplimiento literal; un cumplimiento que incluye una tierra física, y un rey en un trono literal en Jerusalén terrenal. En lo que se refiere a la herencia de estas promesas de Israel, cualquier futura restauración de Israel a su tierra no va a ser parte del nuevo nacimiento (Ezequiel 36:21-28; Rom.11: 5, 25-29). Pero el favor Divino para este “remanente” de Israel étnico se basa en promesas incondicionales de la gracia de Dios a Abraham, Isaac y Jacob mediadas a través de Cristo a través del Nuevo Pacto (Jer. 31:31-34).

El Nombre “Dispensacionalismo”

Es a causa de la importancia de estos Pactos bíblicos que el “Dispensacionalismo” es un nombre poco afortunado. Si no fuera por el hecho de que podría causar algo de confusión con lo que es llamado la “Teología del Pacto,” el Dispensacionalismo se identificaría con más precisión como “Pacto Bíblico.” En efecto, el cumplimiento de esa idea y sus consecuencias ha sido una preocupación del presente escritor durante varios años.

Este aspecto del pacto de la teología Dispensacional puede prestar una poderosa fuerza escatológica y teleológica, pero esto no siempre se ha colocado bajo los controles teológicos o hermenéuticos correctos. Un ejemplo de ello es el éxito popular de los escritores como Hal Lindsey y Tim LaHaye, autores que se concentran sólo en un enfoque populista a la escatología y que no hacen justicia a toda la disciplina que es (o al menos podría ser) la teología sistemática Dispensacional.

Triste para relacionarse, pero gran parte del Dispensacionalismo en los últimos cincuenta años ha sido mantenido cautivo a este tipo de tratamiento no técnico escatológico. Esto significa que un serio desarrollo de la teología dispensacional en los niveles de la exégesis, método teológico, y explicación filosófica ha sufrido mucho. Quizás el resultado más perjudicial de todo esto en términos de la forma de pensar de muchos dispensacionalistas ha sido la falta de exploración de las implicaciones de la cosmovisión de todo el panorama de la teología sistemática Dispensacional. Esto será tratado en otro post.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: