Skip to content

Schreiner, la División en Tres Partes, y la Ley de Dios

mayo 29, 2014

clip_image001

por Mike Riccardi

Con toda la discusión sobre la legitimidad del uso de la ley en el evangelismo, uno de los temas que surgen repetidas veces es si la ley mosaica se debe dividir en tres partes. Yo no creo que nadie esté en desacuerdo con la idea de que la división tripartita de la Ley en los componentes morales, civiles, y ceremonial es una útil de clasificación informal de los diversos mandamientos que Dios ha dado a Israel. Donde los teólogos se dividen es si hacer de esas categorías construcciones teológicas por las cuales construir una doctrina propia de la relación de la Ley del Antiguo Pacto Mosaico al creyente del Nuevo Pacto en el Señor.

 

Quiero citar generosamente hoy al Dr. Tom Schreiner, Profesor de Interpretación del Nuevo Testamento en el Seminario Teológico Bautista del Sur. La Pregunta 14 de sus 40 Preguntas Sobre los Cristianos y la Ley Bíblica aborda el tema de la división tripartita, y encuentro sus comentarios muy interesantes. Permítanme decirles en primer lugar que yo reconozco que él no es la autoridad, sino la sola Escritura. También voy a añadir que esto no es un artículo de una revista o un tratamiento en forma de libro de la división en tres partes, por lo que esperar una argumentación exegética para cada punto es probable que lo deje frustrado. Sin embargo, creo que podemos sacar provecho de sus comentarios, y que van a hacer avanzar la discusión sobre la relación del creyente con la ley mosaica.

Moral, Ceremonial, Civil.

“La distinción entre la ley ceremonial, moral y civil es atractiva e interesante. A pesar de que tiene algunos elementos de verdad, no capta suficientemente la postura de Pablo hacia la ley. Como se dijo anteriormente, Pablo argumenta que la totalidad de la ley se ha dejado de lado, ahora que Cristo ha venido. Decir que los elementos «morales» de la ley siguen siendo autoritarias neutraliza la verdad de que el pacto mosaico entero ya no está en vigor para los creyentes.

“De hecho, es muy difícil distinguir entre lo que es ‘moral’ y ‘ceremonial’ en la ley. Por ejemplo, la ley que prohíbe el cobro de interés es claramente un mandato moral (Éxodo 22:25), pero esta ley fue dirigida a Israel como una sociedad agrícola en el Cercano Oriente antiguo. [cf. Al igual que con el resto de las leyes del pacto mosaica, es [obsoleto] [cf. Heb 8:13] ahora que Cristo ha venido. Esto no quiere decir que esta ley no tiene nada que decir a la iglesia de Jesucristo hoy en día. Como dice Dorsey, todavía tiene ‘una función reveladora y pedagógica’” (89-90).

clip_image002Schreiner continúa dando ejemplos de las leyes mosaicas que ya no están en vigor para los creyentes en esta época. Él menciona la circuncisión (Romanos 4:9-12; Gal 2:3-5; 5:2; Fil 3:2-3; Col. 2:11-12), la Pascua (Romanos 14:5-6; Gal. 4:10: Col. 2:16-17), los sacrificios y adoración en el templo (cf. el libro de Hebreos), y la comida y la pureza de las regulaciones (Mc 7:19, Hechos 10:15, Romanos 14:14, 20; 1 Cor 8-10 ) (90-91). Incluso menciona el día de reposo, ofreciendo más comentarios porque es uno de los Diez Mandamientos:

“Los creyentes no están obligados a observar las fiestas, festivales, y los días especiales del calendario del Antiguo Testamento. Esto incluye el día de reposo, a pesar de que el día de reposo es parte de los Diez Mandamientos (Éxodo 20:8-11). Tal juicio sorprende a algunos, pero hay que reconocer que la totalidad de la ley del Antiguo Testamento es [cumplida] en Cristo. Pablo enseña claramente que los cristianos son libres en lo que respecta a la observancia de los días. Ningún día, en principio, tiene un lugar de honor por encima de otro (Romanos 14:5). Está claro que el día de reposo se incluye aquí, ya que se observaba semanalmente, era el día en que, naturalmente, viene a la mente de los lectores. Colosenses 2:16-17 hace esto aún más claro. El día de reposo pertenece a las sombras del Antiguo Pacto, y es una cuestión de indiferencia, ahora que Cristo ha venido… El día de reposo se cumple en el día de reposo concedido por Cristo Jesús (cf. Heb. 3:12-4:13)” (91-92).

Habiendo discutido algunos de las llamadas leyes “ceremoniales”, Schreiner continua ocupándose las leyes “civiles.” Voy a saltarme ese debate, porque a menos que usted sea un teonomista, no tenemos que hacer el argumento que no debemos tratar de convertir a nuestros países en una teocracia israelita.

Toda la Ley es Moral

Él lo resume así:

“Hemos visto hasta ahora que es demasiado simplista decir que la ley ceremonial y civil han pasado, mientras que la ley moral conserva su validez. En cambio, la ley de Moisés y el pacto no son normativos ya para los creyentes. Y sin embargo, al mismo tiempo, la ley encuentra su cumplimiento en Cristo. Además, a pesar de que las divisiones de civil, ceremonial y moral tienen algún fundamento, no se expresan claramente en el Nuevo Testamento, y la distinción entre lo que es moral, civil o ceremonial, no siempre está claro.”(93)

Creo que este es un punto fuerte. Todos queremos reconocer que Cristo ha cumplido la ley, y por lo tanto se describe como “el fin de la ley” (Romanos 10:4). Pero lo que mis hermanos que sostienen la división tripartita parecen pasar por alto (o por lo menos, no hablan mucho) es que Cristo es el cumplimiento de toda la ley. Si le preguntas a estos queridos amigos por qué no guardamos la ley mosaica, sino solo la llamada división moral de la Ley, la respuesta que generalmente se escucha es: “Nosotros no practicamos la ley civil y ceremonial, porque que se cumplió en Cristo.” Pero la cosa es: ¡Cristo cumplió los aspectos “morales” de la Ley también! Jesús simplemente no cumplió parte de la Ley. Él ha cumplido “toda justicia” (Mateo 3:15).

clip_image003
Además de esto, ya como Schreiner alude, toda de la Ley Mosaica es moral. Cuando Dios da una orden a Su pueblo del pacto –ya sea que se trate de “No matarás” (Éxodo 20:13) o “Usted no debe usar un material de mezcla de lana y lino juntos” (Deuteronomio 22:11) – es desobediencia inmoral. Si un israelita no obedecía a un mandamiento “ceremonial,” él seguía siendomoralmente responsable ante Dios de esa desobediencia. Schreiner, dice, “Muchos de las llamadas leyes ‘ceremoniales’ tienen una dimensión moral que no puede ser desechada” (94).

Ley de Dios vs la Ley de Moisés

Así que espere. Estoy poniendo las leyes morales y civiles / ceremonial en el mismo nivel, y estoy diciendo que no estamos bajo la ley.¿Así que estoy argumentando que puesto que está bien mezclar tejidos, está bien asesinar? ¿Soy una especie de antonomiano rabioso?

No, yo no lo soy. Pero, ¿cómo doy explico de la relevancia persistente de muchos de los llamados mandamientos morales de la ley mosaica? Schreiner ayuda aquí de nuevo:

“Tal vez es interesante observar que en la mayoría de los ejemplos Pablo no afirma que las normas morales del Antiguo Testamento tienen autoridad sobre la base de su aparición en el Antiguo Testamento, aunque en algunos casos él cita el mandamiento del Antiguo Testamento (por ejemplo, Rom 13:9;.. Ef 6:2-3). … Ellos no son meramente normativos, ya que aparecen en el pacto mosaico, porque ese pacto ha pasado. Parece que son normativas porque expresan el carácter de Dios. Sabemos que todavía expresan la voluntad de Dios para los creyentes, ya que se repiten como normas morales en el Nuevo Testamento. No es de extrañar que en la confusión de las leyes que encontramos en el Antiguo Testamento (613 según los rabinos) que algunas de esas leyes expresan principios morales trascendentes.. Sin embargo, el error que cometemos es tratar de dividir a la ley perfectamente en categorías morales y no morales.” (93-94).

Aquí Schreiner llega al meollo de la cuestión. La razón por la que ciertos mandamientos del Antiguo Testamento son normativos para los creyentes de hoy no es el mero hecho de que aparecen en el Antiguo Testamento. El asesinato no está mal porque está en la ley de Moisés, porque, de nuevo, la prohibición de la mezcla de tejidos también se encuentra en la Ley de Moisés, y no argumentamos que eso está mal para los creyentes hoy. No, la razón por la que ciertos mandamientos del Antiguo Testamento son normativos para los creyentes hoy, mientras que otros no lo son, es porque los que son normativos expresan el carácter trascendente e inmutable de Dios. Expresan los “principios morales trascendentes”, que conforman lo que el Nuevo Testamento llama “la ley de Dios” (1Cor 9:21), esa norma divina de la justicia absoluta a la que todos están universalmente considerados responsables.

El lunes, vamos a mirar más de cerca lo que la Escritura tiene que decir con respecto a la ley de Dios, la ley de Moisés, y la ley de Cristo, y luego examinar las implicaciones que tiene para la reciente discusión en torno al uso de la ley en la evangelización.

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. gregorio permalink
    mayo 31, 2014 5:21 am

    En resumen:
    La completa percepción del tema requiere otras muchas reflexiones, y si bien la triple división en “Moral, Ceremonial, Civil”, se entiende correcta no ha de entenderse como la reflexión que pueda explicar el fénomeno llamado Ley, ley de Dios, Texto Biblico o Palabra de Dios en su completa acepción, o capaz de establecer la diferencia -si existiera- entre todos estos términos. Un saludo.

    Me gusta

  2. gregorio permalink
    mayo 31, 2014 5:06 am

    Daniel, para que entiendas mejor lo dicho anteriormente te paso la siguiente página de mi Introducción al NT.

    Percibirás pues como el tema es muy amplio. Un saludo.

    1. DIMENSIONES BÁSICAS DEL DERECHO, DE LA LEY.

    Ciertamente, si consideramos a fondo todo lo anterior llegaremos a percibir tres dimensiones o tres grandes apartados referidos al tema; “La dimensión normativa, la dimensión fáctica (hecho), y la dimensión valorativa”. Pues “las normas o leyes jurídicas (dimensión normativa), ponen en relación lo que acontece en el vivir o actividad diaria del hombre (dimensión fáctica), con los valores del hombre que han de ser protegidos (dimensión valorativa)”.

    a) La dimensión normativa se reafirma por el hecho de que el Derecho, el Texto Sagrado, al fin se encuentra compuesto por un conjunto de normas, por un conjunto de textos, a los cuales hay que ajustar nuestra conducta. Pues al fin el Derecho pretende conseguir sus fines a través del establecimiento de un determinado patrón de conducta, sea el humano o sea el Divino, implementadas en el propio Texto Bíblico, y de carácter obligatorio; prohibidas o permitidas.

    Hablar de dimensión normativa es hablar de: “Voluntad expresa”, de “Leyes”, de “Mandamientos”, de “Normas”, de “Estatutos”, etc., como en el capítulo anterior hicimos.

    b) La dimensión fáctica expresa la presencia del Derecho en todo hombre y en todo grupo social; el Derecho es pues tanto un hecho particular, como un hecho social, como lo es la economía, la política. En cuanto a lo que nos ocupa el Derecho regula las relaciones entre los seres que pueblan el universo, y en especial la de nosotros particularmente con Dios.

    Hablar de dimensión fáctica es hablar de: “Si me gusta; Delicias o Maravillas”, de “Rutinas”, de “Actividades reguladas”, de “Trabajo bien hecho”, de “Educación”, de “Deberes”, de “Libertad”, de “Justicia”, de “Cooperación”, de “Generosidad”, etc.

    c) La dimensión valorativa se identifica en el hecho de que el Derecho debe de orientarse hacia la realización de unos valores en el hombre acorde a la naturaleza que se propone, sea a la propuesta del hombre, o en nuestro caso, a la propuesta de Dios.

    Hablar de dimensión valorativa es hablar de: “lo que le es esencial a todo ser humano”, de “Vida y Vida Eterna”, de “Orden Universal”, de “Potestad; Dominio, Poder o Facultad”, de ““Protección y Seguridad”, de “Bondad”, de “Verdad”, de “Pureza”, de “Fraternidad”, etc.

    Es una nueva perspectiva para percibir un mismo hecho; un hecho denominado Derecho. Es la denominada Teoría Tridimensional del Derecho, que plenamente se justifica, según lo estudiado hasta ahora, desde diversos puntos de vista, plenamente divergentes, pues como se observa, tales factores (norma, hecho, valor) no existen separados unos de otros, sino que coexisten en una unidad concreta denominada Derecho.
    El Derecho sería pues “un conjunto de normas [dimensión normativa] que regulan hechos sociales [dimensión fáctica], para la defensa de determinados valores [dimensión valorativa]”.
    El Derecho es a la vez norma, hecho social y valor, y por tanto tendrían que estar presentes en toda definición de Derecho, de Ley, de Ley de Dios..

    En nuestra definición de DERECHO, podemos observar claramente esta triple dimensión:

    <>

    Ciertamente, volvemos a confirmar nuestra tesis; “Las Sagradas Escrituras es un Documento que atiende a DERECHO, que atiende a LEY; un documento que es Ley de Dios”, como de igual forma analizando todos sus textos también percibimos:

    “Hijo mío, no te olvides [Derecho: dimensión fáctica], de mi ley [Derecho: dimensión normativa]; Y tu corazón guarde[dimensión fáctica], mis mandamientos [Derecho: dimensión normativa]: Porque largura de días, y años de vida Y paz te aumentarán [Derecho: dimensión valorativa].“ Proverbios 3:1.

    G.R. Ramirez “Reseña critica de una introducción al Nuevo Testamento”

    Me gusta

  3. gregorio permalink
    mayo 31, 2014 4:00 am

    Entiendo el concepto y participó de el. Es una visión suficiente y necesaria para entender y percibir el concepto ley, denominado más técnicamente Derecho. No obstante se índices muchos más aspectos a ser considerado en una completa teoría sobre el tema. Por ejemplo aquella que considera la ley en su triple dimensión, entendida cómo “Hecho, Norma y Valor”. La ley entendida como la “Normalizados de las Actividades”. La ley entendida como “sentimiento jurídico”, y otros razonamientos de similar naturaleza.
    En resumen, si bien para empezar a trabajar es suficiente con lo anterior, para percibir bien la naturaleza de eso llamado “Ley De Dios” debemos incrementar nuestro conocimiento teórico, pues hay muchos elementos que algo tienen que decir al tema y que no han sido considerados. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: