Skip to content

El Evangelismo y la Ley de Dios

mayo 27, 2014

clip_image001

por Mike Riccardi

El viernes, publique algunos comentarios del Dr. Tom Schreiner con respecto a la división tripartita de la ley mosaica .Mientras Schreiner expresó la utilidad de una descripción informal de la ley mosaica en tres categorías, rechazó la idea de que sólo algunas partes de la Ley han pasado. En su lugar, toda la ley mosaica —y no sólo los derechos civiles y ceremoniales aspectos— se ha cumplido en Cristo.

Sin embargo, es obvio que muchos de los mandamientos de la ley mosaica siguen siendo relevantes para los creyentes de hoy. Dejamos con la pregunta: si la ley de Moisés está unificada y esta ahora obsoleta en Cristo, ¿cómo pueden algunos mandamientos del Antiguo Testamento ser normativos para los creyentes de hoy, mientras que otros no lo son? Voy a repetir la respuesta Schreiner y mis comentarios finales antes de saltar en el tema de hoy:

 

“Tal vez es interesante observar que en la mayoría de los ejemplos de Pablo no afirman que las normas morales del Antiguo Testamento tienen autoridad sobre la base de su aparición en el Antiguo Testamento, aunque en algunos casos el cita el mandamiento del Antiguo Testamento (por ejemplo, Rom.13: 9; Ef 6:2-3)… Ellos no son meramente normativos, simplemente porque aparecen en el pacto mosaico, porque tal pacto ha pasado. Parece que son normativos porque expresan el carácter de Dios. Sabemos que todavía expresan la voluntad de Dios para los creyentes, ya que se repiten como normas morales en el Nuevo Testamento. No es de extrañar que en la confusión de las leyes que encontramos en el Antiguo Testamento (613 según los rabinos) que algunas de esas leyes expresan principios morales trascendentes. Sin embargo, el error que cometemos es tratar de dividir a la ley perfectamente en categorías morales y no morales.” (93-94).

Aquí Schreiner llega al meollo de la cuestión. La razón por la que ciertos mandamientos del Antiguo Testamento son normativos para los creyentes de hoy no es el mero hecho de que aparecen en el Antiguo Testamento. El asesinato no está mal porque está en la ley de Moisés, porque, de nuevo, la prohibición de la mezcla de tejidos también se encuentra en la Ley de Moisés, y no argumentamos que eso está mal para los creyentes hoy. No, la razón por la que ciertos mandamientos del Antiguo Testamento son normativos para los creyentes hoy, mientras que otros no lo son, es porque los que son normativos expresan el carácter trascendente e inmutable de Dios. Expresan los “principios morales trascendentes”, que conforman lo que el Nuevo Testamento llama “la ley de Dios” (1Cor 9:21), esa norma divina de la justicia absoluta a la que todos están universalmente considerados responsables.

No Bajo la Ley de Moisés, Sino Bajo la Ley de Dios

De hecho, 1 Corintios 9:20-21 es muy instructivo al respecto.

Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley; a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley..

Mientras Pablo habla acerca de convertirse en todas las cosas a todos los hombres, el introduce las categorías de personas que arrojan luz sobre la naturaleza de la ley. Hay una categoría de personas que se dicen que están “bajo la ley [mosaica]” (es decir, los Judíos) (1Cor 9:20). Y hay una categoría de personas que no están bajo la ley mosaica, sino que están “sin ley” (es decir, los gentiles) (1Cor 9:21).

La clave es: Pablo dice que él podría llegar a ser como uno que no está bajo la Ley de Moisés, mientras que al mismo tiempo estar bajo la ley de Dios. Y la razón que él podría hacer eso es porque el esta bajo la ley de Cristo. Eso significa que la ley de Dios no es igual a la Ley de Moisés.En cambio, la “ley de Dios” es una categoría superior de la cual la Ley de Moisés en el Antiguo Testamento y la ley de Cristo en el Nuevo Testamento son particularizaciones. La Ley de Moisés fue dada a Israel en el Antiguo Testamento. La ley de Cristo se da a los cristianos en el Nuevo Testamento. Pero la ley de Dios es aquella norma trascendente y universal de la justicia moral absoluta a la que todos estamos llamados, lo que está escrito en la conciencia de cada hombre (Rom. 2:11-15), y del que todos nos quedamos cortos (Romanos 3:23) .

Regresándolo

Por lo tanto, trayéndolo al contexto de nuestra reciente discusión sobre el uso de “ley” en la evangelización, vemos un potencial punto de aclaración. Los queridos hermanos en Way of The Master, así como otros bien intencionados hermanos que han compartido sus puntos de vista sobre la materia, sostienen con fuerza que los cristianos deben usar “la ley”, o “la ley de Dios”, o “la ley moral de Dios” en la evangelización. El problema es que: nos oyen en desacuerdo con eso, pero no lo hacemos. Nosotros decimos: “¡Amén!¡Por supuesto! La ley expone el pecado y el Evangelio ofrece el perdón” Y así, pasajes de las Escrituras son citados (por ejemplo, Romanos 3:19-20, 7:7; Gal 3:24)!, Junto con transcripciones de sermones, comentarios, fragmentos y citas de libros de John MacArthur y otros hombres que sirven a nuestro lado en la Iglesia Grace, que todos llaman al uso de la ley moral de Dios en la evangelización, como para mostrar algún tipo de contradicción o desacuerdo. Pero no hay ninguno.

El malentendido viene de su comparación de “la ley (moral) (de Dios)” con “los Diez Mandamientos.” Pero cuando decimos “la ley (moral) (de Dios),” nos estamos refiriendo a los principios morales trascendentes que expresan la norma perfecta de la justicia arraigada en el carácter de Dios.

Por lo tanto, ¿hay un método bíblico de evangelismo que emplea la ley de Dios para convencer de pecado? ¡Por supuesto!¿Me he apartado de la evangelización bíblica, si yo no uso los Diez Mandamientos para convencer de pecado? No, no lo he hecho. Porque aunque los Diez Mandamientos son una expresión de la ley de Dios, estos no son iguales a la ley de Dios.

En pocas palabras: puedo utilizar la ley de Dios para traer el pecador a la convicción de su pecado personal, sin el uso de los Diez Mandamientos. Yo puedo hacer esto al escucharlo con atención, haciendo preguntas de sondeo (como, “¿Por qué es x tan importante para ti?”, “¿Qué habría hecho usted en esa situación?”, O “¿Qué crees que hace mal?” ), mediante la comprensión de su cosmovisión, y luego confrontarlo con las formas particulares en que el esta degradando la gloria de Dios, formas particulares en que esta violando los principios morales trascendentes que componen la norma perfecta de la justicia de Dios.

Y si he entendido su posición correctamente, eso es todo lo que Jesse está tratando de decir, es decir, que es un error insistir en que no se ha hecho la evangelización bíblica si no ha utilizado los Diez Mandamientos. En el uso de la ley de Dios para condenar al pecador, el evangelista puede llevar al pecador a Romanos 1, 1 Corintios 6, Mateo 5, o Mateo 22, y no necesariamente a Éxodo 20 o Deuteronomio 5.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: