Skip to content

2 Tes 2:3 – ¿Qué viene antes del Día del Señor: la apostasía final o el rapto de la iglesia?

mayo 12, 2014

raptoDe acuerdo con 2a Tesalonicenses, Timoteo le trajo a Pablo una pregunta de una iglesia llena de pánico: ¿Ha venido el Día del Señor? Pablo enlaza lenguaje del regreso de Cristo proveniente de su enseñanza oral, la tradición mateana, Daniel y 1a Tesalonicenses. No por cierto! él dicey yo puedo probarlo. ¿Ha aparecido el hombre de iniquidad? Entonces, no, el Día del Señor no ha venido (2a Tes 2:3).

El otro indicador es más controversial: la “apostasía” o “alejamiento” “dejar sus principios” (apostasia, ἀποστασία). La palabra puede denotar una rebelión política. Sin embargo, en contextos judeo-cristianos usualmente se refiere a apostasía espiritual. En los apócrifos, muchos judíos apostataron de Yahvéh en 1 Mac 2:15 – “los funcionarios del rey encargados de obligar a los judíos a renegar de su religión llegaron a la ciudad de Modín, para hacer que se ofrecieran los sacrificios” a los dioses griegos. Pablo mismo fue condenado por enseñar a los judíos de la diáspora la “apostasía de Moisés” (Hechos 21:21). La forma verbal aparece también en una advertencia contra la apostasía en Heb 3:12 y en la versión lucana de la parábola del sembrador para hablar de aquellos que abandonaban la fe debido a la persecución (Luke 8:13). Pablo usa el verbo (afistemi, ἀφίστημι) para la apostasía de los últimos tiempos una vez en 1a Tim 4:1; él usa la forma sustantiva (apostasia, ἀποστασία) sólo aquí en 2 Tes 2:3.[2] La mayoría de las versiones traducen el término correctamente: “rebelarse, rebelión” (NVI, TLA), “apostasía”: (RV 60, RV95, RVA, LBLA).

Pero ¡espere! Unos pocos estudiantes de la Biblia han sugerido que 2a Tes 2:3 debería traducirse no como la “apostasía” sino como “remoción” o “partida”….Esto es, la iglesia es llevada lejos de la tierra, y el resto de la población es “dejada atrás” para la tribulación.[3]

¿Puede esta interpretación mantenerse? Para estar seguros, el verbo conjugado (afistemi, ἀφίστημι) tiene “partir” como uno de sus significados (Lucas 2:37; Hechos 15:38). Uno de los argumentos que la gente usa para el punto de vista del “rapto” de 2a Tes 2:3 apunta a aquellos usos del verbo y afirma, ¡Ajá! Entoncesapostasia significa “partidada”, no apostasía. Este es un uso falaz del griego. Uno no puede simplemente importar el significado al sustantivo. Pablo no usa el verbo en 2 Tesalonicenses, sino el sustantivo. La formasustantiva (apostasia, ἀποστασία) es un término técnico judío y cristiano para la apostasía religiosa, siendo usado para describir a Judas Iscariote, el anticristo, y la rebelión de los últimos tiempos; este es su significado aquí.

La doctrina de la apostasía de los últimos tiempos no era una innovación, tuvo sus raices en los profetas del Antiguo Testamento (por ej., Daniel 7). También fue un tema que corría en la escatología judía: la mayoría abandonaría la ley de Dios, mientras que un pequeño remanente permanecería  justo. Por ejemplo, leemos en el libro seudoepigráfico 1 Enoc:

Después de esto en la sétima semana una generación apóstata se levantará; sus hechos serán muchos, y todos ellos criminales (1 Enoc 93.9).

Jesus predijo una apostasía en los tiempos finales (Mat 24:10 usa un sinónimo para “desviarse,” “apostatar”,skandalizo, σκανδαλίζω). Implícito en 2a Tes 2:5 está lo que Pablo les ha enseñado acerca de la apostasía final mientras que él estaba con ellos en Tesalónica: “¿No se acuerdan que cuando yo estaba con ustedes les dije estas cosas?” La escatología de Pablo parece depender del discurso del Monte de los Olivos en Mateo 24:

  • los discípulos no deberían alarmarse
  • vendrá el engaño y los falsos profetas
  • muchos apostatarán
  • la figura del anticristo aparecerá

En las epístolas pastorales hay un par de predicciones que pueden en parte haber hecho referencia al futuro inmediato, pero que también son expresadas en lenguaje apocalíptico:

1a Tim 4:1 (RVA) – Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos se apartarán de la fe, prestando atención a espíritus engañosos y a doctrinas de demonios…

2a Tim 3:1-2 – También debes saber esto, que en los últimos días se presentarán tiempos difíciles. Porque habrá hombres [maestros falsos]

Por definición la apostasía es posible sólo cuando uno ya ha confesado la fe. Esto pareciera descartar a aquellos que no afirman a Cristo. También, en Mat 24 los receptores de la enseñanza escatológica son discípulos de Jesús.[4] Esto es, que debido a persecuciones y a engaños satánicos, ellos mismos enfrentan el peligro de desviarse de la fe del evangelio cristiano: “muchos” se desviarán, y aquél que persevere hasta el fin será salvo (Mat 24:10, 13). Jesús está describiendo un mayor peligro de desviarse del que advirtió en Mat 13:21.

Sin embargo, aún en los primeros años de la iglesia estaban aquellos que estaban cayendo en la apostasía. Un miembro del equipo de Pablo, Demas, aparentemente dejó la fe (2a Tim 4:10). En la teología Juanina, el “anticristo” es escatológico, pero su “espíritu” está trabajando en medio de los creyentes guiándolos a error y a desviarse de la comunidad (1a Juan 2:18-19; también  2:22, 4:3, 2a Juan 7). Alrededor del tiempo de las epístolas de Juan, había cristianos en el Ponto (Norte Turquía) quienes negaron la fe cuando enfrentaron persecución. El gobernador Plinio el joven registró:

Otros nombrados por el informante declararon que ellos eran cristianos, pero luego lo negaron, afirmando que lo habían sido pero que luego habían cesado de serlo, unos tres años antes, otros muchos años, otros tanto como veinticinco años. Todos ellos adoraban tu imagen y las estatuas de los dioses, y maldijeron a Cristo.[5]

Pero hay un lado positivo enseñado en Mateo y en las epístolas tesalonicenses: Jesús enfatiza que “los elegidos”  no serán  engañados o no se desviarán. Por su bien los días se acortarán (Mat 24:22); los  elegidos no pueden ser engañados (Mat 24:24); ellos serán reunidos al final de  la tribulación (Mat 24:31).

Sin embargo, los oyentes y seguidores de Jesús deberán permanecer firmes hasta el final si quieren mantener la esperanza de entrar en el reino (Mat 24:13; 2a Tes 1:5). Aparentemente, muchos cristianos se imaginarán a sí mismos con un lugar garantizado  en el reino encontrándose abandonando a Cristo conforme la persecución empeora. Sin embargo, una vez más nos encontramos con la misma tensión de Mat 13, Mat 24-25 y en las epístolas a los Tesalonicenses: “mira que perseveres hasta el final” y “los elegidos perdurarán” no son una contradicción sino verdades paralelas.

El Día del  Señor viene, pero aún no ha venido. Los cristianos que vivan para ver el fin  acercarse serán testigos de la apostasía final y la venida del hombre sin ley. Ellos deben permanecer firmes hasta el final a pesar de la terrible persecución y engaño. En ninguna de sus epístolas sugiere Pablo que los cristianos “serán llevados”  antes del inicio de la tribulación. La principal forma en que “partirán” del mundo será a través del martirio , “decapicitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios” (Apoc 20:4).

NOTA ADICIONAL: En los últimos años algunos cristianos han conectado esta apostasía en 2:3 con la “eliminación” de lo que lo detiene al hombre de iniquidad en 2 Tes 2:6-7 – “Ahora sabéis qué lo detiene, a fin de que a su debido tiempo él sea revelado. Porque ya está obrando el misterio de la iniquidad;  solamente espera hasta que sea quitado de en medio el que ahora lo detiene.” Esta teoría dice que la iglesia, o el Espíritu Santo quien mora en la iglesia, es el que lo detiene. Me inclino a otra opinión, de que es un ángel poderoso, tal vez Michael, quien trabaja en la esfera espiritual (ver Daniel 10:10-21, 12:1-2). De hecho, la descripción de Pablo del hombre de iniquidad debe mucho a la profecía de Daniel, y lo que tal vez Daniel 10 provea la clave de este misterio. Mientras que Pablo indica que tanto él como los Tesalonicenses ya sabían lo que era el que lo detiene, nunca no dice qué o quién es. Cualquier teoría debe ser provisional, y se requiere un esfuerzo de imaginación para hacer referencia a un rapto de la iglesia antes de la tribulación.

NOTAS

[1] Josefo usó el verbo conjugado (afistemi,  ἀφίστημι) para la “rebelión” de Judas de Galilea contra Roma (Josefo, Ant. 13.7.1 [§219]). En la Septuaginta, el grupo de palabras “desviarse de” (afistemi, ἀφίστημι) se encuentra en todo lado; pero la forma sustantiva “rebelión” (apostasia, ἀποστασία) en los libros canónicos sólo en Jos 22:22, 2 Cr 29:19 y Jer 2:19.

[2] Ver el resumen de este grupo por W.  Bauder, “caer, desviarse,” en NIDNTT 1:606-11. El léxico griego patrístico Lampe, A Patristic Greek Lexicon, muestra que en la iglesia griega este término apostasia, ἀποστασία significaba “revuelta, deserción,” usualmente religiosa.

[3] Consultar Richard R. Reiter, editor, Three Views on the Rapture: Pre-,Mid-, or Post-tribulation (Tres Perspectivas del Rapto: Pre, Media, o Post tribulación, Grand Rapids, Mich.: Zondervan, 1996), 32. Por ejemplo, English Schuyler y Kenneth Wuest. La perspectiva fue revivida por el artículo por H. W. House “Apostasía en 2 Tesalonicenses 2:3: ¿Apostasía o Rapto?” {“Apostasia in 2 Thessalonians 2:3: Apostasy or Rapture?”) en Thomas Ice y Timothy J. Demy, eds., The Return: Understanding Christ’s Second Coming and the End Time (El Regreso: Entendiendo la segunda venida de Cristo y el tiempo del fin, Grand Rapids, Mich.: Kregel, 1999). John Walvoord una vez sostuvo la perspectiva, pero más adelante cambió de parecer. La mayoría de otros dispensacionalistas rechazan la interpretación de “rapto”. La versión de 1917  de la Biblia Scofield afirma que 2 Tes 2:3 se refiere a la apostasía de la iglesia profesante.

[4] Malherbe, Letters to the Thessalonians, 431. Contra Fee, Thessalonians, 281-82, quien rechaza la interpretación de la  “iglesia”, dando peso a las advertencias acerca de los discípulos apóstatas en la tradición sinóptica y en dar el debido peso a 1a-2a Timoteo. Este es un argumento especial a razonar, como algunos dispensacionalistas hacen, que los Doce que escucharon el discurso del Monte de los Olivos deben interpretarse como representativos de Israel durante la tribulación,  en contraste con los seguidores representativos de Jesús .

[5] Traducido de: “Medieval Sourcebook: Pliny on the Christians, Letters 10.96-97.” Sin páginas.http://www.fordham.edu/halsall/source/pliny1.html.

Por Gary Shogren, PhD en Nuevo Testamento, profesor de Seminario ESEPA, San José, Costa Rica

 

Anuncios
One Comment leave one →
  1. mayo 13, 2014 1:01 pm

    Que DIOS les este bendiciendo grandemente, gracias damos a DIOS por la edificación que recibimos de parte de su ministerio en cada mensaje.
    Que DIOS los continúe llenando de sabiduría.
    Bendiciones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: