Skip to content

Una Imagen Perfecta del Matrimonio I

abril 16, 2014

marriage_image_3749Por Tim Challies

Esta mañana voy a empezar solo una breve serie de artículos sobre el matrimonio. Después de haber leído varios libros sobre el matrimonio en los últimos meses, me encontré realmente intrigado por lo que Pablo dice sobre el tema en su carta a los Efesios. Desde entonces he tenido la oportunidad de estudiar y quería compartir lo que he aprendido en el camino.

Voy hacer un poco de trampa al comienzo de esta serie yendo al final de la historia antes del comienzo. Hay un par de miembros de mi familia, que hacen esto si está leyendo una novela –se dirigen al final para saber cómo las cosas concluyen y luego, vuelven y leen la mitad. Una vez que conocen que todo sale bien, pueden volver atrás y leer el resto sin ponerse demasiado nervioso. Voy a hacer eso aquí, ya que cualquier discusión sobre el matrimonio bíblico incluye algunas palabras e ideas que dan miedo como sumisión, cabeza yliderazgo. Esto hace que sea muy tenso para muchos de nosotros, así que vamos a ir al final de la historia y ver que todo salga bien. A continuación, vamos a volver con el resto de ello.

Aquí es donde vamos a comenzar:

“Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. Grande es este misterio;  mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.” (Efesios 5:31,32 ).

A medida que llega al final de su enseñanza sobre el matrimonio, Pablo hace una sorpresa gigante. Él dice que el matrimonio es un misterio, que hay un significado oculto en él y que hasta ahora este significado se haya oculto. La sorpresa es que el matrimonio es un tipo o una imagen o una demostración. El matrimonio está destinado a ser una imagen de otra cosa. Para demostrar esto se dirige al Antiguo Testamento, al primer matrimonio del primer hombre y la primer mujer. Le voy a dar un poco de contexto.

El Misterio

Dios había creado a Adán y luego permitió que Adán viviera por sí mismo durante un tiempo para poder llegar a este entendimiento de que en toda la creación no había un ayudante que fuese adecuado para él. Todos los animales que Dios había creado desfilaban delante de Adán. Adán les dio nombres, pero vio que eran muy diferentes a él. No es que se sentía solo y suspiraba, sino que Dios lo había visto que no había nada ni nadie que fuese igual a él, nadie que pudiera ayudarle a llevar a cabo su mandato dado por Dios. Adán había recibido su mandato de Dios, de que él iba a ser fecundo, multiplicarse y henchid la tierra y sometedla. Pero sabía que sólo podía hacerlo con la ayuda de algo o alguien que fuera como él.

Entonces dijo Dios: “No es bueno para este hombre que esté solo.” Hizo que Adán cayera en un sueño profundo, tomó una de sus costillas y creó a una mujer de él. Él presentó a esta mujer a Adán en la primera ceremonia de boda y el hombre inmediatamente irrumpió en un canto de alabanza. Ahora veía que su ayuda, el que lo complementaba y completaba y él cantó:

Esto sí que es hueso de mis huesos
y carne de mi carne;
ella será llamada varona,
porque ella fue tomada del hombre.

Y entonces leemos estas palabras: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” Ahora, aquí, miles de años después, en esta carta a la iglesia en Efeso, Pablo vuelve a estas palabras y dice así: “Grande es este misterio, pero hablo con referencia a Cristo y a la iglesia.” De esta manera Pablo le da un nuevo significado al matrimonio, un propósito completamente nuevo. Dice que durante todo este tiempo la unión de marido y mujer en el matrimonio en realidad ha sido un misterio, que ha venido señalando a otra cosa, algo más grande. Sólo ahora, después de la muerte y resurrección de Jesús que somos capaces de ver lo que ha estado señalando. El misterio es que la relación matrimonial es un retrato de la relación de Cristo con su iglesia. Esta relación es la unión definitiva, el matrimonio real.

Esto significa que su matrimonio es un retrato de la unión de Cristo con su iglesia, que a su vez significa que el matrimonio tiene que ver con el evangelio. Esto es cierto si usted lo sabe o no, si usted es cristiano o no. El matrimonio no es en última instancia sobre el cumplimiento o ejecución de la relación sexual o la procreación. Todas esas cosas están atadas en el mismo, pero el fin último del matrimonio es el de servir como un retrato de la boda real. La pregunta es, ¿es su matrimonio un buen o un mal retrato? ¿Es una precisión o una distorsión? ¿Es una obra maestra o es una copia de mal gusto?

El Retrato de Boda

Permítanme ilustrarlo de esta manera. Quiero que se imagine a un artista que ha sido llamado por el rey y le dice que vaya a su boda. Este artista se ha dado a la tarea de pintar el retrato oficial de la boda de la novia y el novio. Así que llega temprano, se pone en su caballete, saca sus pinturas y comienza a mezclar, para hacer los colores que va a necesitar. Prepara su lienzo y los pinceles. Cuando la novia y el novio llegan, se sientan por largo tiempo y sólo los mira y los estudia. Y entonces empieza a pintar sobre lienzo. Al principio son sólo líneas y manchas, pero sigue trabajando, la gente comienza a tomar forma, el novio de su fino traje y la novia en su vestido. Y a medida que trabaja, hora tras hora, el retrato es mejor y más nítido y exacto y más bello. En primer lugar se puede ver el contorno de la cabeza, entonces la forma de sus caras, y las expresiones de sus ojos. Y cuando al fin el artista ha terminado, ha pintado una obra maestra, un retrato impresionante de la novia y el novio.

La relación de Cristo y la iglesia, el evangelio, tienen que ver con el matrimonio de una pareja de novios, nosotros, los cristianos, somos la novia y Cristo es el novio. Esta unión de Cristo y la iglesia es el verdadero matrimonio y nuestros matrimonios sirven como el retrato, la imagen de la realidad última.

Así que aquí está el final feliz de la historia: Nuestros matrimonios llegan a ser un retrato de Cristo y la iglesia.¡Qué privilegio! El matrimonio es una ilustración del evangelio. Esto significa que cualquier cosa que hagamos en el matrimonio está destinado a dar gloria a Cristo, y ese es el fin más feliz fin de todos. Ahora que sabemos esto, podemos leer las palabras que dan miedo como sumisión y liderazgo y ver que todo va a salir muy, muy bien.

Ahí es donde lo voy a dejar hoy. Mañana vamos a empezar a responder a esta pregunta: ¿Cómo podemos hacer que nuestro matrimonio sea una imagen exacta de una boda real?

Aplicación

Antes de terminar con esto, déjeme preguntarle, ¿Usted realmente piensa de su matrimonio en estos términos? Cuando usted tiene esos momentos introspectivos y está pensando en ser un mejor esposo o una mejor esposa, ¿piensa usted acerca de Cristo y la iglesia? ¿Es eso fundamental en su forma de pensar sobre el matrimonio?

Si esta realidad del matrimonio como un retrato era tan fundamental para la teología de Pablo sobre el matrimonio, entonces usted necesita comenzar a pensar en esos términos. Una vez hecho esto usted empieza a ver que el matrimonio no es finalmente acerca de su felicidad o el cumplimiento de sus necesidades. Su tarea en el matrimonio no es en última instancia, a favor de su cónyuge o para encontrar su propio sentido de la satisfacción de su cónyuge. El cumplimiento a final de cuentas no puede venir de su esposo o esposa. Por el contrario, la alegría y el éxito de su matrimonio proviene de la comprensión y del aceptar ese propósito más elevado.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: