Skip to content

El Diezmo Después de la Cruz -1

abril 4, 2014

clip_image001Por David Croteau

Introducción 

Hace poco estuve en un programa de radio y una llamada ofendida cuestiono al anfitrión, preguntando por qué iba a poner a alguien al aire que estaba tratando de desbaratar el diezmo. ¿Cómo es que puede ser eso edificar al cuerpo de Cristo? ¡La persona que llamó está convencida de que mi plan consistía en obligar a la gente a dar menos! Si usted piensa que mi propósito en este libro es simplemente para desbaratar el diezmo o convencerle a dar menos, estará muy decepcionado. “¿Cuál es mi propósito?” Usted puede preguntar. Bueno, déjeme decirle. A través de un estudio detallado de lo que la Escritura dice acerca del diezmo y la ofrenda, espero lograr un objetivo simple: que la gente busque a Dios mismo en la relación íntima que Él desea para sabiduría con respecto a la cantidad que deben ofrecer en lugar de ser cargados con una cantidad legalista. Mi esperanza es que la gente sea liberada a través del conocimiento que la Biblia imparte sobre el tema para que no se sean llevados por una obligación culpable, sino con un corazón alegre, sabiamente administrando sus finanzas, rebosando de gratitud reverente, mientras dan su dádiva.

Ya he escrito sobre el tema del diezmo,[1] ¿por qué otro libro? Mi trabajo anterior era más de un estudio inductivo, una amplia clasificación a través de los textos bíblicos sobre el diezmo. Este libro es más deductivo y mucho más una obra compendio de casi 400 páginas que escribí anteriormente. Sobre la base de mis observaciones con respecto a este tema, me he encontrado con muchos argumentos concretos a favor de la necesidad de los cristianos a diezmar. Mientras que la mayor parte de la información necesaria para responder a estos argumentos está presente en mis otras publicaciones, no es conveniente acceder rápidamente a los datos. Por lo tanto, espero presentar los argumentos a favor del diezmo y responder explícitamente a ellos en un bosquejo breve y de fácil acceso. Quiero que este libro sea un recurso más útil, uno que un ministro ó un maestro de estudio bíblico podría utilizar para localizar determinados argumentos y respuestas correspondientes.

Esto es lo que puede esperar. El libro, viajará a través de cinco categorías de los argumentos utilizados para apoyar el requisito del diezmo. Comenzando por las Escrituras, el Antiguo Testamento y luego se discutirán los argumentos del Nuevo Testamento. Se examinaron seis argumentos del Antiguo Testamento, incluyendo el uso de Malaquías 3 y la narración del encuentro de Abraham con Melquisedec. Se presentarán seis argumentos más del Nuevo Testamento, incluyendo una discusión de Hebreos 7 y si el diezmo debe o no hacerse de los ingresos personales. Hay seis argumentos teológicos, como la correlación entre el diezmo y el sábado, así como el argumento de que el diezmo es parte de la, eterna ley moral de Dios. Un análisis de los dos argumentos históricos para diezmar mostrará que esta cuestión nunca ha tenido la uniformidad en toda historia de la iglesia. Los argumentos experimentales pueden parecer poco convincentes para algunas personas aparentemente, pero los tres que se discuten en el capítulo 6 se han utilizado por muchos para convencer a la gente de la obligación de dar el 10 por ciento de los ingresos personales.

Hay muchas razones por las que los argumentos a favor del diezmo fallan. A veces fallan porque el contexto literario del pasaje no se considera correctamente. Este es el caso con el argumento basado en Hebreos 7. En otras ocasiones, un argumento falla porque los intérpretes carecen de conocimiento del contexto histórico o del trasfondo que es necesario para comprender el pasaje. Mateo 23:23 (cf. Lucas 18:12) es un ejemplo de esto. Algunos de los argumentos de la historia de la iglesia dependen de una investigación insuficiente o mal informada sobre determinadas personas. La postura de Martin Lutero sobre el diezmo ha sido mal entendida por muchos de los que han estudiado sus puntos de vista sobre el diezmo. Además, las tradiciones y la experiencia a veces pueden nublar juicios o la forma en que un texto que se lee. Es difícil salir de nuestras ideas preconcebidas, pero se puede lograr con un poco de esfuerzo. Tal vez la razón más común por la que estos argumentos no pueden ser convincentes es que descuidan u olvidan la definición y la descripción del diezmo en la ley mosaica, que es donde nuestra atención se volverá ahora.

El Diezmo Bíblico Definido

Cuando empecé a estudiar el tema del diezmo, empecé leyendo todos los versículos en el Pentateuco para tratar de llegar a una idea clara de lo que parecía el diezmo para aquellas personas bajo la ley mosaica. Rápidamente me desanimé, ya que no tenía ni idea de cómo conciliar los pasajes entre sí. Sin embargo, después de mucha repaso, una clara definición del diezmo se puede abordar que ayudará en la lectura de los pasajes que hablan de ello.

La palabra “diezmo” significa “una décima parte.” Eso es simplemente el significado del diccionario. Esto no significa necesariamente “una décima parte de los ingresos” o “una contribución religiosa”, a pesar de que así es como muchas personas lo utilizan hoy en día. Pero buscar la definición de la palabra “diezmo” no nos informa acerca de la definición bíblica del diezmo.

La definición del diezmo en la ley Mosaica es: dar el 10 por ciento del incremento de uno de la cosecha de la tierra de Israel o el ganado que se alimentan de la tierra de Israel. Estaba conectado consistentemente a la tierra de Israel y nunca se refirió a un aumento en el capital que se obtuviese aparte de la tierra. El diezmo se hacía varias veces durante el año y el monto total entregado de este diezmo era por lo menos 20 por ciento. ¿Cómo podría la cantidad ser por lo menos 20 por ciento si la palabra significa el 10 por ciento?

En Números 18:21, a los israelitas se les da la orden de dar el 10 por ciento del aumento de los cultivos de la tierra a los levitas. Levítico 27:30 y 32 describen que elementos estaban sujetos al diezmo: semilla de la tierra, el fruto de los árboles, y los animales del rebaño o manada. Este diezmo se llama el diezmo levítico.

Un segundo diezmo, el Festival del Diezmo, se describe en Deuteronomio 14:22-27. Este diezmo era para ser utilizado en el marco de la celebración de los tres festivales principales del judaísmo: la Pascua, los Tabernáculos y Pentecostés (o la Fiesta de las Semanas). Tanto el cultivo como el ganado se hace referencia en este diezmo también (cf. Deuteronomio 14:23).

Existe una controversia sobre el tercer diezmo: el Diezmo de la Caridad. Fue dado cada tres años y se describe en Deuteronomio 14:28-29. Por lo tanto, la siguiente estructura parece haber sido ordenada en la Ley de Moisés:

 

Año 1 El Diezmo Levítico y el Diezmo Festivo
Año 2 El Diezmo Levítico y el Diezmo Festivo
Año 3 El Diezmo Levítico, el Diezmo Festivo y el Diezmo de Caridad
Año 4 El Diezmo Levítico y el Diezmo Festivo
Año 5 El Diezmo Levítico y el Diezmo Festivo
Año 6 El Diezmo Levítico, el Diezmo Festivo y el Diezmo de Caridad

 

Sin embargo, cada séptimo año era un año sabático, por lo que nada se requería ese año. El porcentaje dado era como sigue:

 

Año 1 20 por ciento
Año 2 20 por ciento
Año 3 30 por ciento
Año 4 20 por ciento
Año 5 20 por ciento
Año 6 30 por ciento
Año 7 0 por ciento

Esto significa que durante los primeros seis años, el promedio que se daba sería de alrededor de 23 1/3 por ciento. Sin embargo, si el año sabático se guardaba, entonces, el promedio general sería de alrededor de 20 por ciento. Y esto sólo se refiere a los diezmos, no a las muchas otras ofrendas requeridas en la ley mosaica.

Algunos intérpretes han argumentado que el diezmo de Caridad reemplazó al Diezmo Festivo (o el diezmo levítico) en el año 3 y 6, pero hay varios problemas con este punto de vista. En primer lugar, ¿cómo los israelitas celebraron las fiestas si no tenían diezmo con que celebrarlas? En segundo lugar, ¿cómo fueron los levitas apoyados si no se les daba los diezmos? En cualquier caso, incluso si el diezmo Caridad sustituyó a otro diezmo, la cantidad dada por años todavía no era 10 por ciento.

Sin embargo el problema es aún más complicado: los israelitas debían sólo para dar un 20 por ciento de la producción de los cultivos y el ganado, pero no todos sus ingresos. Si bien es cierto que Israel era principalmente una sociedad agrícola, muchos israelitas tenían otras profesiones y manejaban dinero. Algunos israelitas eran carpinteros o pescadores, y ninguno de ellos necesariamente tenían algún cultivo o ganado (aunque podría). El ingreso que se ganaba por ser un pescador, por ejemplo, no estaba sujeto a las leyes del diezmo en la ley mosaica.

Por otra parte, no le dieron exactamente el 10 por ciento o 20 por ciento de la parte animal del diezmo. Note lo que Levítico 27:32 dice: “En cuanto al diezmo del ganado mayor y menor, uno de cada diez animales contados[a] será consagrado al Señor” (NVI). Si un israelita tenía diez animales, uno podría ir hacia su diezmo: 10 por ciento. Pero, si él tenía veintidós animales, dos se destinarán a su diezmo: un 9 por ciento. Si un israelita tenía diecinueve animales, su “diezmo” ¡en realidad sería igual a un 5 por ciento! Entonces, ¿qué porcentaje de ingreso dio un israelita realmente para obedecer la ley mosaica sobre el diezmo? ¡Nadie sabe en realidad! El porcentaje sería diferente para cada persona y sólo estaban obligados a dar de sus cultivos y ganado.

Hay varios otros aspectos de las ofrendas en la ley mosaica, los detalles de los cuales no son demasiado pertinentes para el estudio actual. Pero hay un “sub-diezmo” del Diezmo Levítico en Números 18 llamado el Diezmo Sacerdotal y hay un Diezmo completamente diferente descrito en Amós 4:4. La definición precisa de “diezmos” no es demasiado importante, pero sin embargo, no se refieren a “redondear” el monto de su diezmo. Al final, algunas estimaciones dicen que los israelitas dieron entre el 30 y 50 por ciento de sus ingresos de la tierra en contribuciones, que incluyó el apoyo del sistema religioso y el gobierno.

Conclusión

Por favor, tenga en cuenta la definición bíblica de la palabra diezmo a medida que avanza en la lectura. Cada sección se abre con un resumen de la forma en que los proponentes del diezmo abogan por la exigencia cristiana de dar el 10 por ciento de los ingresos personales. Esto será seguido por una respuesta al argumento. Las secciones no están ordenadas canónicamente, pero con el fin de la fuerza del argumento: los argumentos más débiles serán presentados al principio y los argumentos más fuertes se presentan más adelante en el capítulo. Usted puede encontrar algunos argumentos ingenuos y otros convincentes. Usted puede estar en desacuerdo con la fuerza del argumento de que la orden indica. En cualquier caso, cada argumento merece consideración y respuesta, y eso es lo que la mayor parte de este libro se propone hacer.

¿Por qué derrame tanto esfuerzo en desmenuzar el paradigma imperante del diezmo? Los cristianos encuentran que dar el 10 por ciento es tan fácil de calcular y, sobre todo para muchos estadounidenses, tan fácil de lograr realmente financieramente. Es tentador concluir que en tanto le están dando el 10 por ciento, pueden sentirse justificados en hacer lo que quieran con el resto de su dinero y pierden la oportunidad de ser verdaderamente bendecidos con una administración prudente de sus finanzas. Mi esperanza es que se de cuenta de que dar el 10 por ciento de sus ingresos no se puede defender bíblicamente como requisito. Quiero ayudar a construir un paradigma para dar completamente independiente de un requisito del 10 por ciento. El capítulo final será el más largo de este  libro y espero que sea utilizado para dar orientación a la pregunta: si no es 10 por ciento, entonces ¿qué?

[1] Véase David A. Croteau, You Mean I Don’t Have to Tithe? A Deconstruction of Tithing and a Reconstruction of Post-Tithe Giving (Eugene, OR: Pickwick, 2010); cf. David A. Croteau, ed., Perspectives on Tithing: 4 Views (Nashville: Broadman & Holman, 2011).

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: