Skip to content

¿Cornelio Habló en Lenguas no Humanas?

marzo 4, 2014

Por Nathan Busenitz

¿Qué deben pensar los creyentes de hoy acerca del don de lenguas?

DA Carson hace esa misma pregunta en su libro, Mostrando el Espíritu. En las páginas 84 a 85, escribe:

¿Cómo … se pueden percibir lenguas? Hay tres posibilidades: [1] sonidos desconectados, exclamaciones, y similares que no son confundidos con el lenguaje humano; [2] secuencias conectadas de sonidos que parecen ser verdaderos idiomas desconocidos para el oyente no entrenado en lingüística, a pesar de que no son; [3] y un lenguaje real conocido por uno o más de los oyentes potenciales, incluso si es desconocido por el hablante. . . . . Nuestro problema hasta ahora es que las descripciones bíblicas de lenguas parecen demandar la tercera categoría, pero los fenómenos contemporáneos parecen encajar mejor en la segunda categoría, y los dos nunca concordarán.

Storms_Guide

Como Carson articula amablemente, las lenguas contemporáneas “parecen ser lenguas reales. . . . . a pesar de que no lo son.” Por el contrario, las lenguas bíblicas consistieron en un “lenguaje real conocido por uno o más de los oyentes potenciales, aunque desconocidos para el hablante.”

Pero si las lenguas bíblicas consistieron en lenguas humanas reales (es decir, un lenguaje real conocido por uno o más de los oyentes potenciales), entonces, ¿cómo pueden los continuistas modernos abogan por hablar en lenguas que no producen nada más que la apariencia de idioma? (Los interesados ​​en la única solución de Carson a este dilema se puede encontrar aquí.)

En su libro La Guía del Principiante a los Dones Espirituales, el autor Sam Storms– como la mayoría de los continuistas – intenta dar respuesta a ese dilema, dando una lista de razones por las que cree que el don de lenguas del Nuevo Testamento no produjo necesariamente lenguas humanas reales. Si es capaz de mostrar que las lenguas bíblicas no siempre eran lenguas reales, puede demostrar un precedente para el don de lenguas moderno. Abordamos su primer motivo en el post de la semana pasada . Hoy vamos a considerar su segundo argumento.

El Argumento Continuista 2: Las lenguas de Hechos 10 y 19 eran de un tipo diferente a las lenguas de Hechos 2.

Uno de los principios esenciales de la posición de Storms es que Hechos 2 (donde las lenguas eran claramente idiomas reales) representa una excepción y no la norma. Storms es explícito en este punto. Él escribe:

Hechos 2 es el único texto en el Nuevo Testamento donde hablar en lenguas consta de lenguas extranjeras no conocidas previamente por el hablante. Este es un texto importante, sin embargo, no hay ninguna razón para pensar que Hechos 2, en lugar de, digamos, 1 Corintios 14, es la norma por la cual todas las acontecimientos de hablar en lenguas deben ser juzgados.

Incluso en el libro de los Hechos, trata de introducir una cuña entre las lenguas de Hechos 2 y las lenguas de Hechos 10 y 19. Storms afirma su argumento de esta manera:

Si la hablar en lenguas es siempre en un idioma extranjero pretendiendo ser una señal para los no creyentes, ¿por qué las lenguas en Hechos 10 y Hechos 19 se hablan sólo en la presencia de creyentes?

En esencia, el argumento de Storms es que debido a que las audiencias en Hechos 10 y 19 eran diferentes a la audiencia en Hechos 2, entonces la naturaleza de las lenguas habladas en las diversas ocasiones debieron ser diferentes también.

Pero es difícil ver cómo este argumento en realidad apoya la idea de una forma de lenguaje no-humano de lenguas. Después de todo, los cesacionistas estarían de acuerdo fácilmente que las audiencias inmediatas de Hechos 2, 10 y 19 eran diferentes. Pero ellos insisten en que las lenguas que se hablan en las tres ocasiones consistían en auténticas lenguas extranjeras no aprendidas previamente por los hablantes. En otras palabras, la esencia del fenómeno no cambia incluso si la audiencia inmediata cambia.

Storms describe el hablar en lenguas de Hechos 2 como aquello que “fue pret3endido como una señal para los incrédulos.” El ve esa distinción como una diferencia clave entre las lenguas de Hechos 2 y las lenguas de Hechos 10, 19 y 1 Corintios 12- 14. Sobre la base de esta distinción, el coloca a los idiomas extranjeros de Hechos 2 en una categoría separada de los otros textos del Nuevo Testamento. Sin embargo, la fuerza del argumento de Storms en este punto es revocada por las palabras de 1 Corintios 14:22, donde Pablo dice explícitamente que las lenguas que se hablan en la iglesia de Corinto también eran “una señal para los incrédulos.”

Por otra parte, no es difícil ver cómo las lenguas de Hechos 10, por ejemplo, sirven como una señal para la nación apóstata de Israel marcando la inclusión de los gentiles en la iglesia. Hablando de las lenguas en Pentecostés (Hechos 2), John MacArthur explica:

La bendición de esa señal [de lenguas extranjeras] fue que Dios edificaría una nueva nación de Judios y gentiles para ser su pueblo (Gálatas 3:28), para dar celos a Israel y algún día se arrepientan (véase Rom. 11:11-12, 25-27). La señal fue así repetida cuando los gentiles se incluyeron en la iglesia (Hechos 10:44-46). (John MacArthur,First Corinthians Bible Study Guide , 36).

Pero fueron las lenguas de Hechos 10 y 19 algo categóricamente diferente de las lenguas de Hechos 2? ¿Cornelio y su familia hablaron lo que sólo parecía ser un idioma, pero en realidad no lo era? ¿O es que hablaron auténticos idiomas extranjeros como había ocurrido años antes a los creyentes judíos en Pentecostés?

La evidencia en el libro de los Hechos afirma que las lenguas de Hechos 10 y 19 representan losmismos fenómenos como las lenguas de Hechos 2. Para pricipiantes, la terminología que Lucas usa para describir los tres eventos es la misma –una combinación de “laleo” con “glossa” (Hechos 2:4, 10:46 y 19:6). Lucas define claramente lo que quiere decir con esos términos en Hechos 2 (es decir, hablar idiomas extranjeros). Nada ni en Hechos 10 o Hechos 19 sugiere que, de repente e inexplicablemente cambió esa definición más adelante en su narrativa.

Por otra parte, Peter declara expresamente que el fenómeno experimentado en la casa de Cornelio en Hechos 10 fue el mismo que la experiencia en Hechos 2. En Hechos 11:15-17 (cf. 15:8), Pedro dijo a los creyentes judíos en Jerusalén:

15 Cuando comencé a hablar, el Espíritu Santo descendió sobre ellos, tal como lo hizo sobre nosotros al principio. 16 Entonces me acordé de las palabras del Señor, cuando[b] dijo: “Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.” 17 Por tanto, si Dios les dio a ellos el mismo don que también nos dio a nosotros después de creer en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo para poder estorbar a Dios?

Fue sólo después de que los cristianos judíos se enteraron de que estos gentiles habían recibido el Espíritu Santo en la misma forma que los de Pentecostés que estaban dispuestos a aceptarlos en la iglesia. Como escribe Lucas en el versículo 18, “Y al oír esto se calmaron, y glorificaron a Dios, diciendo: Así que también a los gentiles ha concedido Dios el arrepentimiento que conduce a la vida.”

Si los gentiles en Hechos 10 habían experimentado algo categóricamente diferente de lo que los creyentes judíos experimentaron en el Día de Pentecostés, los cristianos judíos de Jerusalén habrían permanecido renuentes a aceptarlos en la iglesia. Pero debido a que su experiencia fue la misma, era obvio para todos que el Espíritu Santo estaba, de hecho, dar la bienvenida a los gentiles en la iglesia.

. A la luz de la clara declaración de Pedro, no hay ninguna razón para suponer que las lenguas de Hechos 10 (y, por extensión, Hechos 19) fueron diferentes a las lenguas de Hechos 2. En consecuencia, la mayoría de los continuistas retiran al libro de 1 Corintios, a fin de presentar su caso para una segunda categoría de la glosolalia no humana. (Esto es, de hecho, donde Sam Storms desarrolla la mayoría de sus argumentos.) Durante las próximas semanas, vamos a considerar los textos clave de 1 Corintios, como 12:10, 13:1 y 14:2.

Hoy, sin embargo, nuestra atención se ha centrado en el libro de los Hechos. En base a la descripción que hace Lucas y al claro testimonio de Pedro, no veo ninguna razón de peso para abandonar la comprensión histórica de Hechos 10 y 19-a saber, que las lenguas que se hablaron en esos capítulos consistían en idiomas extranjeros reales, al igual que las lenguas de Pentecostés en Hechos 2.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: