Skip to content

Escatología Básica: Por Que Creo en el Rapto

octubre 4, 2013

raptoEsta nota  ayudará a quienes inician su estudio sobre el rapto, y responde algunas inquietudes que se presenta cuando se habla este tema.  Armando Valdez hace una traducción de J. Johnson.

Escatología Básica: Por Que Creo en el Rapto

Por Jesse Johnson

Yo iba a escribir hoy sobre por qué creo en el rapto pre-tribulación, pero cuando empecé esto, se me ocurrió que algo más básico que a menudo hay que demostrar. He hablado con muchos amilenialistas que encuentran la manera en que los premilenialistas describen el rapto siendo poco convincente. Así que antes de llegar a porque creo en el rapto pre-tribulacionista, quería explicar por qué creo en un rapto en sí.

La Escritura describe el rapto como la eliminación física de los creyentes de la tierra, donde somos atrapados en el aire para recibir al Señor, y luego pasamos a estar con el Señor para siempre. La palabra rapto es una palabra bíblica, la traducción latina deharpazo en 1 Tesalonicenses 4:17, que en Inglés se traduce como “atrapado” o “repentinamente atrapado” (NET).

Algunos piensan que esto suena fantástico, o que es demasiado extremo para ser plausible. Recuerdo haber leído un libro de Nathan Wilson que se burlaba de la idea de un rapto (bromeó diciendo que la gente debe por necesidad dejar sus ropas y apéndices atrás, ambos no sirven en nuestros nuevos cuerpos). Pero el hecho es que la Biblia describe este evento en al menos tres lugares.

  1. En Juan 14:3, Jesús dice a los discípulos desanimados que él va a dejarlos para volver a su padre. Pero él les dice que cuando se llegue a la gloria él no va a estar inactivo. En cambio, él va a estar ocupado preparando un lugar para que los creyentes vivan. Él dice: “Y si me voy y preparo un lugar para vosotros, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros.” En este pasaje, Jesús describe un acto de la eliminación de los cristianos de la tierra, y llevarlos al cielo, o donde sea que está preparando un lugar para nosotros.
  2. En 1 Tesalonicenses 4:17, Pablo usa un lenguaje muy similar. Explica que cuando venga el Señor en el aire con las almas de los que ya han muerto, resucitará sus cuerpos de la tierra. Y: “Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.” Tanto Pablo como Jesús describen una eliminación física de los creyentes de la tierra. Y sobre todo ambos dicen que su nuevo hogar será con el Señor, en la gloria, para siempre.
  3. Primera de Corintios 15:51-54 es el relato más detallado de este rapto. Aquí, Pablo lo describe como sucediendo en un instante “en un abrir y cerrar de ojos” (v. 52). Él dice que se tocará la trompeta (cf. 1 Ts 4,16), nuestros cuerpos físicos serán “resucitados” y “transformados” (v. 52), y nuestra carne mortal se le dará “inmortalidad” (v. 54).

Otros pasajes apuntan a la realidad del rapto. El día del Señor es descrito como un tiempo de juicio sobre la tierra y un tiempo de rescate para los creyentes. Apocalipsis 3:10 promete que los creyentes que sufren los juicios de esa época se guardarán del tiempo de la tribulación por venir. Primera de Tesalonicenses 5:9 dice que a pesar del juicio venidero en el Día del Señor, los creyentes se salvarán de esa ira. Esos versos iluminan esa imagen de escape del juicio, pero no describen exactamente cómo.

Pero Juan 14:3, 1 Tesalonicenses 4:17 y 1 Corintios 15:51-54 dejan claro que vendrá un tiempo en que los creyentes serán eliminados físicamente del planeta, se reúnen con el Señor Jesús en el aire, y estarán con él siempre.

Tal vez no, pero Jesús dejó su ropa de tumba atrás.

¿Será como los libros de Dejados Atrás? ¿Los aviones con pilotos cristianos se estrellarán en el océano, y los coches virarán hacia barrancos? Eso es más materia de ficción que de la escritura. La Escritura no detalla el cómo –y sin duda ¡no dice el cuándo! – Pero sí nos da lo suficiente como para decir que aquellos de nosotros que estamos vivos cuando el Señor regrese seremos atrapados físicamente en el aire, donde nos encontraremos con Jesús.

El Antiguo Testamento describe este acontecimiento dos veces antes. Enoc no murió, sino que “Dios se lo llevó”, y él no fue más (Gen 5:24). Elías mismo escapó de la muerte, y en lugar de la sepultura: “quiso Jehová alzar a Elías en un torbellino al cielo” (2 Reyes 2:1, y de nuevo en el versículo 11).

¿El rapto de los creyentes será algo como eso? La Escritura no lo dice, pero sí deja claro que, si bien no todos moriremos, todos seremos transformados.

 

tomado de http://evangelio.wordpress.com

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Eivert permalink
    octubre 6, 2013 1:42 pm

    Muy buen aporte. Yo también creo que habrá un “arrebatamiento”, “rapto” o “traslado” y me inclino a pensar de que será antes de la gran tribulación.

    Me gusta

  2. octubre 5, 2013 11:27 am

    Reblogged this on Historia y Doctrina de los Bautistas Biblícos.

    Me gusta

  3. Gregorio permalink
    octubre 4, 2013 3:49 pm

    Ciertamente toda la evidencia que el Texto Sagrado aporta sobre el tema tiende a indicar la veracidad de este principio. Por tanto debemos creerlo.
    El Rapto será real.

    Gracias por el artículo.
    Un saludo hermano.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: