Skip to content

Hechos 1:6-7 y la Restauración de Israel

junio 14, 2013

restauraciónPor Matt Waymeyer

¿Enseña la Biblia que la nación de Israel tiene un papel distinto en el futuro plan de Dios?

Muchos cristianos niegan que si. Según Bruce K. Waltke, “ningún pasaje claro [de la Escritura] enseña la restauración de Israel como nación”, porque “la nación judía ya no tiene un lugar como pueblo especial de Dios.” En las palabras de Herman Ridderbos, “La iglesia . . . como el pueblo del Nuevo Pacto ha tomado el lugar de Israel, y la nación de Israel no es más que la cáscara vacía de la que se ha eliminado la perla y que ha perdido su función en la historia de la redención.” Las palabras de Waltke y Ridderbos representan así la creencia de muchos –no hay futuro para Israel.

Uno de los muchos pasajes que presentan un problema para este punto de vista es Hechos 1:6-7. En este pasaje, justo antes de que Jesús ascendiera al cielo, los once discípulos le preguntaron: “Señor, ¿restaurarás en este tiempo el reino a Israel?” (Hechos 1:6) Esta pregunta es profunda, y su significado inequívoco. De hecho, incluso el teólogo del pacto O. Palmer Robertson –que niega una futura restauración de Israel –lo resumen así:

 ¿Qué puede decirse acerca de la naturaleza de este reino como es entendido por los discípulos? El hecho de que hablaban de su ser “restaurado a Israel” indica que ellos estaban pensando en él como una entidad nacional con su centro situado en Jerusalén y su dominio abarcando la tierra de sus padres. Ellos expresaban la esperanza judía de que Dios establecería su gobierno, por lo que Israel sería liberado de sus enemigos y se reconstituiría como la gran nación que alguna vez lo fue.

El significado aquí es obvio: En el momento de la ascensión de Cristo, los discípulos todavía estaban esperando una futura restauración del reino a la nación étnica de Israel. ¿Cómo, entonces, es razonable negar un futuro para Israel?

Una respuesta es decir que los discípulos estaban significativamente equivocados en su manera de pensar. De acuerdo con Juan Calvino, “su ceguera es notable, que cuando habían sido tan completa y cuidadosamente enseñados por un período de tres años, traicionaran con no poca ignorancia que si ellos nunca habían oído ni una palabra. Hay muchos errores, en esta pregunta como palabras.” Del mismo modo, según Robertson, “el entendimiento de estos discípulos de la naturaleza del reino de Cristo era muy poco de lo que se muestra por los Judíos en los tiempos de los Macabeos, o por los zelotes en la días de Jesús.” En otras palabras, a pesar de que los discípulos esperaban el reino para ser restaurado a la nación, esta expectativa fue en vano, y traicionaba una sorprendente ignorancia de la naturaleza y los destinatarios del reino.

Aunque los discípulos estaban ciertamente equivocados y en necesidad de corrección en varias ocasiones a través del ministerio de Cristo, es difícil creer que este era una de ellas. En cambio, Hechos 1:6-7 indica claramente que sí hay un futuro para la nación de Israel en el plan redentor de Dios. Digo esto por dos razones: el contexto de la pregunta y la respuesta a la pregunta.

El Contexto de la Pregunta

La pregunta de los discípulos no se plantea en el vacío. Vino al final del período de 40 días entre la resurrección y ascensión de Cristo en la que se apareció a los discípulos, y continuó enseñándoles. Es razonable suponer que Jesús les enseñó muchas cosas durante este tiempo, pero Hechos 1:3 menciona sólo una: “cosas acerca del reino de Dios.”

Como Judíos, los discípulos estaban ciertamente conscientes de las profecías del Antiguo Testamento sobre el reino que sería restaurado a Israel, y durante el ministerio terrenal de Cristo, siguieron esperando esta misma restauración. Y a pesar de que inicialmente no entendieron que la muerte de Cristo fue necesaria para su establecimiento, escucharon a Jesús resucitado enseñándoles sobre el reino durante un periodo de 40 días, y en su conclusión, una cosa quedó clara en todas sus mentes: el reino sería restaurado a Israel.

El contenido de la enseñanza de Jesús debe haber incluido una explicación de la naturaleza y los destinatarios del reino. Todo eso parece innegable. Además, las horas de instrucción habrían proporcionado una gran oportunidad para el diálogo, incluyendo las preguntas de los discípulos y aclaraciones de Jesús. Por esta razón, aquellos que insisten en que los discípulos estaban equivocados en Hechos 1:6 deben creer que a pesar de que Jesús les enseñó con claridad acerca de estas cosas, de alguna manera no eran capaces de entender hasta lo más básico de lo que les dijo. Esto parece inverosímil, sobre todo a la luz de Lucas 24:45.

De acuerdo con Lucas 24:45, Jesús no sólo enseñó a sus discípulos durante este período de tiempo, sino que también “les abrió la mente para que comprendieran las Escrituras.” El verbo griego traducido “abrió” es la palabra usada en Hechos 16:14 de la forma en que el Señor “abrió” el corazón de Lidia para responder al evangelio. En Lucas 24:45 se habla de una apertura sobrenatural de la mente de los discípulos lo que les permitió comprender las cosas que se hablan acerca de Jesús en el Antiguo Testamento.

A la luz de esto, ¿cómo se puede insistir en que los discípulos fueron engañados en pensar que Dios estaba planeando restaurar el reino de la nación de Israel? Jesús mismo les instruyó con claridad, e incluso les iluminó el entendimiento para comprendiesen las cosas que Él enseñó, así que ¿cómo podían ser tan radicalmente mal informados acerca de las características del reino tan básicas como su naturaleza y los destinatarios? Como Robert L. Saucy escribe:

No hay duda de que los discípulos tuvieron dificultad con algo de la enseñanza espiritual sobre el reino. Esto es evidente en su incapacidad para comprender la enseñanza de Jesús en algunos puntos, especialmente con respecto a la salvación del reino a través de su muerte. Sin embargo, acusarlos de un malentendido total de la esperanza de reino de Israel sobre la base de una supuesta reinterpretación de esta esperanza es de difícil justificación en las Escrituras.

La Respuesta a la Pregunta

Si los discípulos estaban tan radicalmente mal informados acerca de la naturaleza y los destinatarios del reino prometido, se podría esperar que Jesús dejara las cosas claras, para proporcionar la corrección necesaria en este momento crucial en la historia de la redención. Después de todo, El estaba comisionando a Sus discípulos a ser Sus testigos a las naciones, y ésta era su última pregunta antes de Su partida. El historial consistente de Jesús fue el de corregir a los que estaban en error (por ejemplo, Mateo 5:32; 18:21-22; 19:09; Marcos 3:1-6, Lucas 18-19), pero aquí en Hechos 1 Él no ofrece ningún tipo de corrección. En cambio, él dice simplemente: “no os corresponde a vosotros saber los tiempos ni las épocas que el Padre ha fijado con su propia autoridad” (Hechos 1:7).

Imagine a una niña pidiendo a su padre: “Papá, ¿hoy es el día en que me estás dando el pony?” A lo que su padre le responde: “Cariño, no e corresponde saber cuándo.” ¿Qué podría obviamente implicar esto acerca de si su padre tenía la intención de dar a su hija un caballo, sobre todo si le había prometido con anterioridad uno? En lugar de explicar que hubo un malentendido y que nunca había tenido la intención de darle un pony, el padre ha confirmado la esperanza de su hija, diciendo simplemente que no es tiempo para que ella lo sepa. En Hechos 1:6-7, Jesús hace lo mismo con el reino prometido a Israel.

Algunos han respondido al insistir en que Jesús redefine el reino prometido en su declaración siguiente: “Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y vosotros me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta los confines de la tierra” (Hechos 1:8). De acuerdo con este punto de vista, el reino prometido por Jesús es diferente de las expectativas nacionalistas de los discípulos. En cambio, el reino sería establecido al obrar el Espíritu Santo a través de los discípulos, mientras que predican el evangelio por toda la tierra.

El problema con este punto de vista es que todavía no se tiene en cuenta el fracaso de Jesús para corregir los discípulos. En la mente colectiva de los once, la cuestión no era si, sino cuando, y en lugar de poner las cosas en orden, Jesús confirmó su comprensión diciendo que no era el momento para que ellos lo sepan. Parece más que un poco ingenuo pensar que la simple declaración de Jesús en Hechos 1:8 habría tenido éxito en la redefinición del reino a la mente de los discípulos, cuando 40 días de instrucción e iluminación no habían podido hacer exactamente eso.

Las palabras de Jesús en Hechos 1:8 son perfectamente compatibles con la opinión de los discípulos que el reino sería restaurado a Israel, y esas palabras no dan ninguna indicación de que una corrección o una redefinición se ofrecía. Los discípulos preguntaron a Jesús si era el momento (v. 6), y él respondió diciendo que no era para ellos saber el tiempo (v. 7). Sin embargo, su objetivo inmediato implicaba algo que podrían saber, a saber, que el Espíritu Santo vendría dentro de poco y les daría la posibilidad de ser sus testigos a las naciones (v. 8). Como Saucy escribe: “Este iba a ser su preocupación inmediata antes del cumplimiento final de su esperanza para su pueblo Israel.”

De acuerdo con Jesús, Dios el Padre no sólo conoce el momento de la restauración de Israel, sino que Él mismo ha fijado el día (Hechos 1:7). Esto es una reminiscencia de Marcos 13:32, donde Jesús dijo que sólo el Padre conoce el calendario de la Segunda Venida. La conexión aquí es interesante, sobre todo a la luz de la enseñanza bíblica en otro lugar de que la restauración de Israel coincidirá con el regreso de Cristo, el Libertador, que quitará sus pecados (Romanos 11:25-27). En este momento, la nación verá a Aquel que traspasaron y abrazará al Mesías, recibiendo las bendiciones del pacto de un Dios que es fiel en cumplir Sus promesas.

No es una cuestión de si, sino cuándo.

origen: www.evangelio.wordpress.com

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: