Skip to content

¿Para Quién Es El Nuevo Pacto?

junio 11, 2013

nuevo_pactoPor Josiah Grauman

Un padre tiene dos hijos. Su niño tiene 8 años, lo llamaremos Judá, su niña es de 2, la llamaremos Rahab. El padre decide dar a Judá el mejor juguete imaginable: un coche de control remoto. Sin embargo, en el momento en que está a punto de entregarle el regalo envuelto, Juda hace un berrinche terrible, golpea a su hermana, y con enfado se tira al suelo.

El padre quiere que su hijo Judá disfrute el presente, y así, en un giro inesperado, se lo entrega a la pequeña Rahab, con la esperanza de provocar a Judá a la obediencia. Ella lo abre con alegría, rompe el papel de regalo un poco, saca el coche del paquete y comienza a rodarlo. Por supuesto, el pequeño Judá está echando humos a estas alturas… principalmente porque es mal, pero también porque él sabe de lo que el coche es capaz: “Rahab no le está haciendo justicia”, está pensando, “Si ella solo le pone las baterías, si ella tan solo…”, pero luego se acuerda de lo furioso que se encuentra con su padre, y sale violentamente con un gesto fruncido.

Mientras tanto, Rahab está disfrutando de su nuevo juguete, pero aquí está la cosa: No debe ponerse arrogante, porque tarde o temprano, si la sabiduría del padre debe ser vindicada, Judá pedirá perdón a su papá para el perdón.

Ahora, vamos a ver Romanos 11:25-32, sin embargo, antes de empezar con las implicaciones de mi pequeña historia, tenga en cuenta que mi interpretación no será dispensacional, ni premilenial, simplemente pregunte a RC Sproul[i]. Mi objetivo es simplemente hacer algunas afirmaciones exegéticas alentadoras acerca de la fidelidad de nuestro Dios en relación con Israel en Romanos 11, por no decir cuándo ni cómo creo que esas promesas se cumplirán en relación con otros eventos escatológicos.

Así que permítanme comenzar con una canción que pone algo en común: “Padre Abraham tuvo muchos hijos, muchos hijos y yo soy uno de ellos. Yo soy uno de ellos, y tu también (si te arrepientes y crees en Jesús) así que vamos a alabar al Señor!” Somos hijos de Abraham, sus herederos legítimos por la fe (Gálatas 3:29). Somos el pueblo de Dios, sacerdocio real, nación santa (1 Ped. 2:9), y nosotros somos ministros del Nuevo Pacto alianza (2 Cor. 3:6).

Nada de esto está en cuestión… Somos Rahab y estamos jugando con el Nuevo Pacto. La pregunta es: ¿Dónde deja esto a Judá, especialmente en vista del hecho de que Dios le dio la promesa del Nuevo Pacto a él (Jer. 31:31, 36; cf 33:17-18.), una promesa que incluyó el perdón de sus pecados (Jer. 31:34), la regeneración de su corazón (Jer. 31:33-34) y su morada en la tierra de Palestina (Ezequiel 36:28)?  Si el nuevo pacto se cumple en nosotros, ¿significa que Israel se desechará para siempre?

Pablo dice que no. Israel todavía tiene un futuro en el plan de Dios. Pero, ¿quién es Israel? usted preguntará

Actualmente están endurecidos (Rom. 11:25), son enemigos del evangelio (Rom. 11:28), y recibieron una irrevocable (Rom. 11:29) promesa de que algún día van a ser salvos (Rom. 11: 26). Sinceramente, me parece difícil decir que Israel significa una cosa, en el versículo 25, y otra cosa en el versículo 26, especialmente que puesto que los “enemigos del versículo 28 gramaticalmente remite a Judá / Israel que serán quitados sus pecados, es decir, será salvo. En otras palabras, Israel, ya sea que debatamos su significado en otros textos (es decir, Gal. 6:16), en Romanos 11:26, debe referirse a los descendientes físicos de Abraham que se encuentran actualmente en desobediencia.

Curiosamente, sin embargo, esta sección no se dirige tanto a Israel, sino a nosotros, los gentiles. Y uno de los puntos más importantes de Pablo en esta sección es que nosotros, los gentiles no debemos ser arrogantes, orgullosos o sabios en nuestra propia opinión (Romanos 11:18, 20, 25), para que no ser cortados. A pesar de que ahora somos pueblo de Dios (El inesperado giro imprevisto en el Antiguo Testamento, cf. Ef. 3:5-6), esto no quiere decir que Dios ha abandonado a su pueblo Israel para siempre. De hecho, la realidad de que has sido injertado en el olivo sólo demuestra una vez más esto, porque la razón explícita de por qué Dios nos injerta era precisamente para provocar a celos a Judá para reconquistarlo (Romanos 11:11-12). Pablo, el hombre que estaba dispuesto a ir al infierno para salvar a sus hermanos (Rom. 9:3), afirma que la razón por la que trabajaron tan duro en la evangelización de los gentiles era con el fin poner a celos s los Judios y llevarlos a la salvación (Rom. 11:13-15).

Por lo tanto, es cierto que estamos recibiendo las promesas del Nuevo Pacto, ¡alabado sea Dios! Sin embargo, esto no quiere decir que esto es todo lo que hay en el Nuevo Pacto. Pablo afirma que el cumplimiento definitivo del Nuevo Pacto es aún futuro (Rom. 11:27). Esto es aún más evidente si miramos hacia atrás en la promesa inicial, ya que el nuevo pacto es mucho más glorioso que lo que estamos viviendo actualmente. Permítame preguntarle: ¿usted todavía tiene que decirle a su vecino: “¡Conoce al Señor!” (Jeremías 31:34)? Si es así, usted debe reconocer que hay elementos del Nuevo Pacto que están todavía en el futuro.

Algún día, el pueblo judío verá a su Mesías crucificado y se salvará. (Ahora no estoy diciendo que cada Judío que ha vivido será salvo, sino más bien, en mi opinión, todos ellos aún con vida cuando la plenitud de los gentiles haya entrado (Cf. Lc. 21:24) creerán en Jesús y serán salvos). En ese momento, recibirán la herencia prometida.

Sin embargo, usted no tiene que estar deprimido por ahí pensando que algún día, como la pequeña Rahab, vas a tener que dejar atrás tu herencia para que Judá pueda tener la suya, porque, gracias a Dios, Dios es infinito, y también lo son sus riquezas … y el infinito divide de manera uniforme a todos los herederos (Ef. 3:6) con bastante facilidad y sin lágrimas.

¡Oh, qué día tan glorioso será cuando Dios tenga misericordia de todos (Rom. 11:32-36), y ¡oh, cómo eso debe alimentar nuestra esperanza, sabiendo que Dios nunca se retractará en el cumplimiento de sus promesas a lo sumo. Todo lo que Él ha prometido se cumplirá exactamente como Él dijo que lo haría.

Así que no tienes que leer Romanos 8 y pensar, “Wow, esas son grandes promesas, pero, me pregunto si van a hacerse realidad. Es decir, Dios prometió un montón de cosas geniales para Israel también, y dónde están ahora? “Romanos 9-11, lo que explica la elección de Dios y fieles frente a Israel desobediente, demuestra sin lugar a dudas que es digno de nuestra confianza. Francamente, como vimos ayer , si no lo hace, por su propia definición Él no sería Dios.


[i] RC Sproul cree que la nación de Israel será restaurada a Dios, aunque él no es, obviamente, un dispensacionalista, “RC Sproul, El Evangelio de Dios: Una Exposición de Romanos (Great Britain: Christian Focus Publications, 1994), 186 -192 “.

origen: evangelio.wordpress.com

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. grego permalink
    junio 12, 2013 2:19 am

    Sinceramente creo que hay fieles y preciosos hermanos tanto
    defensores del Dispensacionalismo como de la Teología del Pacto.

    El problema subyace en el hecho de que desde mi apreciación del
    asunto, ninguno de estos modelos ó metodos reflexivos de acercamiento al
    texto Bíblico son capaces de explicar conveniente y convincentemente
    todos y cada uno de los fenómenos (textos y formas) observables en las
    Sagradas Escrituras, y que tienen algo que decir sobre el tema referido.

    No obstante el modelo o método con diferencia más potente en cuanto a
    la explicación de textos se refiere es el Histórico-gramatical, con lo cual
    deberemos esforzarnos, partiendo del uso de este método, por encontrar
    la propuesta que englobe y de sentido pleno, de forma exhaustiva, a todos
    y cada uno de los detalles (textos y formas particulares observadas en las
    Sagradas Escrituras) que tratan sobre este asunto.

    El modelo Dispensacionalista y el de la Teología del Pacto, así como sus
    variantes dejan demasiados cabos sueltos sin explicar convenientemente,
    lo que evidencia la necesidad de un mayor proceso reflexivo nuestro.

    Si me pidieran orientación sobre este asunto no dudaría en decir que el
    problema subyace en el hecho de que si bien hemos trabajado y trabajado
    a fondo la importancia del ELEMENTO GRAMATICAL, dentro del método
    histórico-gramatical, hemos relegado su segundo elemento
    el HISTÓRICO a un segundo plano, y su base teórica por ahora es
    extremadamente limitada.

    Trabajamos pues, con este método, a media potencia, a bajo rendimiento,
    y de ahí las limitaciones y los cabos sueltos de nuestras reflexiones.

    En resumen: Debemos esforzarnos más, pues aun no se ha dicho todo lo
    que se tenia que decir sobre este tema. Y es ahí a donde quería llegar.

    Siempre y en todo los casos reconociendo y agradeciendo el esfuerzo
    de muchos fieles hermanos que buscan explicarnos el correcto sentido
    del Texto Bíblico.

    Un saludo

    Me gusta

  2. grego permalink
    junio 12, 2013 2:15 am

    Sinceramente creo que hay fieles y preciosos hermanos tanto
    defensores del Dispensacionalismo como de la Teología del Pacto.

    El problema subyace en el hecho de que desde mi apreciación del
    asunto, ninguno de estos modelos ó metodos reflexivos de acercamiento al
    texto Bíblico son capaces de explicar conveniente y convincentemente
    todos y cada uno de los fenómenos (textos y formas) observables en las
    Sagradas Escrituras, y que tienen algo que decir sobre el tema referido.

    No obstante el modelo o método con diferencia más potente en cuanto a
    la explicación de textos se refiere es el Histórico-gramatical, con lo cual
    deberemos esforzarnos, partiendo del uso de este método, por encontrar
    la propuesta que englobe y de sentido pleno, de forma exhaustiva, a todos
    y cada uno de los detalles (textos y formas particulares observadas en las
    Sagradas Escrituras) que tratan sobre este asunto.

    El modelo Dispensacionalista y el de la Teología del Pacto, así como sus
    variantes dejan demasiados cabos sueltos sin explicar convenientemente,
    lo que evidencia la necesidad de un mayor proceso reflexivo nuestro.

    Si me pidieran orientación sobre este asunto no dudaría en decir que el
    problema subyace en el hecho de que si bien hemos trabajado y trabajado
    a fondo la importancia del , dentro del método
    histórico-gramatical, hemos relegado su segundo elemento
    el a un segundo plano, y su base teórica por ahora es
    extremadamente limitada.

    Trabajamos pues, con este método, a media potencia, a bajo rendimiento,
    y de ahí las limitaciones y los cabos sueltos de nuestras reflexiones.

    En resumen: Debemos esforzarnos más, pues aun no se ha dicho todo lo
    que se tenia que decir sobre este tema. Y es ahí a donde quería llegar.

    Siempre y en todo los casos reconociendo y agradeciendo el esfuerzo
    de muchos fieles hermanos que buscan explicarnos el correcto sentido
    del Texto Bíblico.

    Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: