Skip to content

Los Padres de la Iglesia y la Sola Scriptura

mayo 27, 2013

Por Nathan Busenitz

Arrio fue sin duda el hereje más notorio de la iglesia primitiva .

Aunque las opiniones heréticas Arrio fueron profundamente condenadas por el Concilio de Nicea (en el año 325), la controversia que desató se prolongó durante otros cincuenta años en todo el Imperio Romano. Durante esas décadas tumultuosas, los defensores de la ortodoxia trinitaria a menudo se encuentran en desventaja numérica y excluidos del favor de la corte imperial. Sin embargo, se negaron a hacer concesiones.

Entre ellos, el más famoso, que se mantuvo fue Atanasio de Alejandría-exiliado en cinco ocasiones diferentes por su compromiso inquebrantable con la verdad. Fue acompañado por los Padres de Capadocia: Basilio de Cesarea, Gregorio de Nazianzas, y Gregorio de Nisa.

Pero, ¿cómo estos líderes cristianos conocían que la doctrina que defendían era, de hecho, una verdad que merecía la pena luchar? ¿Cómo sabían estaban en lo correcto y los arrianos estaban equivocados? Fue sobre la base de la tradición oral, un concilio de la iglesia anterior, o un decreto del obispo de Roma?

No.

Defendieron la verdad, apelando a las Escrituras.

Gregorio de Nisa hace de ese punto explícito en una carta a Eustacio. Los arrianos afirmaban que su tradición (o “constumbre”) no permitía la posición trinitaria. Gregorio respondió con lo siguiente:

¿Cuál es entonces nuestra respuesta? No creemos que sea correcto hacer de su costumbre prevaleciente la ley y la regla de la sana doctrina. Porque si es costumbre de hacer uso de la prueba de la solidez, nosotros también, sin duda, podemos avanzar nuestra costumbre imperante; y si rechazan esto, seguramente no estamos obligados a seguir la suya. Que la Escritura inspirada, entonces, sea nuestro juez, y el voto de la verdad seguramente se dará a aquellos cuyos dogmas se encuentran de acuerdo con las palabras divinas.(Tratados Dogmáticos, libro 12. Sobre la Trinidad, a Eustacio.)

Cuando la costumbre Ariana iba en contra de la costumbre Trinitaria, ¿A qué autoridad apeló Gregory? Las Escrituras.

Como Gregory correctamente lo entendió, la Escritura es una autoridad superior a la tradición. Es por eso que el apeló a la Palabra de Dios como el árbitro final en el debate sobre el arrianismo.

De este modo, Gregorio ofrece una vívida ilustración del principio de la sola Scriptura, doce siglos antes de la Reforma. Por supuesto, Gregorio no era el único padre de la iglesia que compartió esa convicción.

He aquí una breve lista de otros ocho padres de la iglesia que compartieron la perspectiva de Gregorio en la autoridad de la Escritura. (Muchas citas más similares se podrían añadir a esta lista, pero esto es más que suficiente para una sola entrada del blog.)

1. Ireneo de Lyon (m. 202)

Hemos aprendido de ningún otro el plan de nuestra salvación, que de aquellos por los que el Evangelio ha llegado hasta nosotros, que en un cierto tiempo lo proclamaron en público, y, en un período posterior, por la voluntad de Dios, transmitida a nosotros en las Escrituras, siendo el fundamento y el pilar de nuestra fe. ( Against Heresies , 3.1.1)

2. Tertuliano de Cartago (c. 160-235) [respecto la defensa de la verdad de la Trinidad contra los herejes Praxeas:].

Será su deber, sin embargo, aportar sus pruebas de las Escrituras con tanta claridad como lo hacemos nosotros, cuando probamos que El hizo Su Palabra un Hijo a Sí mismo. . . . . . . Todas las Escrituras dan testimonio de la clara existencia, y la distinción en (las personas de) la Trinidad, y de hecho nos proporcionan nuestra Regla de fe. ( Against Praxeas , 11) (Contra Praxeas, 11)

3. Hipólito (m. 235)

Hermanos, hay un solo Dios, el conocimiento de quien obtenemos de las Sagradas Escrituras, y de ninguna otra fuente. Porque así como al hombre, si quiere ser experto en la sabiduría de este mundo se encontrará incapaz de llegar a ella de ninguna otra manera que por el dominio de los dogmas de los filósofos, así todo el que desee practicar la piedad será incapaz de aprender su práctica de cualquier parte que no sea de la palabra de Dios. Cualquier cosa entonces que las Sagradas Escrituras declaren, a esta miremos, y todo lo que enseñe esto aprendamos. ( Against Heresies , 9) (Contra las Herejías, 9)

4. Eusebio de Cesarea (263-339)

Lo que ellos [los herejes] dicen podría ser plausible, si primero que todo las Escrituras divinas no se opongan a ellas. . . . . . . Ellos han tratado a las Escrituras divinas imprudentemente y sin temor. Han dejado de lado el imperio de la antigua fe, y no han conocido a Cristo. Ellos no tratan de aprender lo que declaran las Escrituras divinas, sino que se esfuerzan afanosamente en pos de cualquier forma de silogismo que pueda ser ideado para sostener su impiedad. Y si alguien trae ante ellos un pasaje de la Divina Escritura, ven si una forma conjuntiva o disyuntiva de silogismo se puede hacer de ella. Y al ser terrenal y hablar terrenal, y tan ignorante de lo que viene de arriba, dejaron los escritos sagrados de Dios para dedicarse a la geometría. Euclid es laboriosamente medido por algunos de ellos, y Aristóteles y Teofrasto son admirados, y Galen, tal vez, por otra parte es incluso adorado. Pero que los que utilizan las artes de los incrédulos por sus opiniones heréticas y adulteran la fe sencilla de la Sagrada Escritura por el arte de los impíos están lejos de la fe, ¿qué necesidad hay de decirlo? ( Church History , 5.28.4, 13–15)

Atanasio de Alejandría (296-373) [Después de describir los libros de la Biblia, Atanasio escribió:]

Estas son las fuentes de la salvación, que todos aquellos que tienen sed pueden estar satisfechos con las palabras de vida que contienen. En estas solo se proclama la doctrina de la piedad. Que nadie añada a éstos, ni extraiga de éstos. En relación con estos el Señor puso en vergüenza a los saduceos, y dijo: “Erráis, ignorando las Escrituras.” Y Él reprobó a los Judios, diciendo: “Escudriñad las Escrituras, porque ellas son las que dan testimonio de mí.” ( Festal Letter 39, 6–7)

Cirilo de Jerusalén (315-386) [Después de defender la doctrina del Espíritu Santo].:

No debemos dar aún el comentario más casual sin las Sagradas Escrituras, ni ser desviados por meras posibilidades y artificios argumentales. Ni tampoco me crean porque digo estas cosas, a menos que las reciba de las Sagradas Escrituras, la prueba de lo previsto, porque esta salvación, que es de la fe, no es por ingeniosos razonamientos, sino por la prueba de la Sagrada Escritura … que entonces no hablemos nada sobre el Espíritu Santo, sino lo que está escrito, y si algo no se puede escribir, no nos ocupamos de ello. El mismo Espíritu Santo habló las Escrituras, El también ha hablado de Sí mismo tanto como El quiso, o tanto como podíamos recibir. Por tanto, que estas cosas se hablen, las que El ha dicho, y para todo lo que Él no ha dicho, no nos atrevemos a decirlo. ( Catechetical Lectures , 4.17ff)

7. Juan Crisóstomo (344-407)

Así que, no nos dejemos llevar por las nociones de los muchos, sino examinemos los hechos. Pero ¿cómo eso no es absurdo en lo que respecta al dinero, de hecho, no confiamos en los demás, sino que se refieren a esto a cifras y cálculos, pero en el cálculo sobre los hechos estamos ligeramente atraídos a un lado por las ideas de los demás, y que también, aunque poseemos un equilibrio exacto y la escuadra y regla de todas las cosas, la declaración de las leyes divinas? Por tanto, os exhorto y le suplico a todos, ignoren lo que piensa este hombre o aquel hombre de estas cosas, e investiguen por las Escrituras todas estas cosas, y habiendo aprendido cuáles son las verdaderas riquezas, vamos en pos de ellas para que recibamos también las buenas cosas eternas, que todos podamos obtener, a través de la gracia y el amor hacia los hombres de nuestro Señor Jesucristo, con quien, con el Padre y el Espíritu Santo, sea gloria, poder y honor, ahora y siempre, y por todos los siglos. Amen.” ( Homily on 2 Corinthians , 13.4) Amén.

8. Agustín de Hipona (354-430)

Considerando que, por lo tanto, en cada pregunta, que se refiere a la vida y la conducta, no sólo la enseñanza, sino también la exhortación es necesaria, con el fin de que, mediante la enseñanza podamos saber lo que hay que hacer, y por la exhortación podamos vernos incitados a no pensar en molestarnos en hacer lo que ya sabemos que hay que hacer, ¿qué más te puedo enseñar, de lo que leemos en el Apóstol? Porque la Sagrada Escritura establece una regla para nuestra enseñanza, que no nos atrevamos a “ser más sabios de lo que nosotros debemos,” sino ser sabios, como él mismo dice, “a la sobriedad, de acuerdo como a cada uno Dios ha asignado la medida de la fe.” Por tanto, que no suceda que yo le enseñe cualquier otra cosa, excepto exponerle las palabras del Maestro, y que sean tratadas como el Señor me las ha dado a mí. ( The Good of Widowhood , 2)

Agustín (de nuevo) [Tomando nota de que la Escritura debe ser interpretada a través de la lente de otra Escritura]

En todos estos libros todos los que temen a Dios y que son de un carácter humilde y piadoso buscan la voluntad de Dios. Y al ir en pos de esta búsqueda la primera regla que se observa es, como ya he dicho, conocer estos libros, sin embargo, si no es con entendimiento, aún leerlos con el fin de llevarlos a la memoria, o al menos para no quedar completamente ignorante de ellos. A continuación, aquellos asuntos que están claramente establecidos en ellos, ya sea que sean normas de la vida o reglas de la fe, se deben buscar en el más cuidado y con más diligencia, y cuanto más de ellos un hombre descubre, más amplia hace de su comprensión. Porque entre las cosas que están claramente establecidas en la Escritura se encuentran todos los asuntos que conciernen a la fe y al modo de vida, a saber, la esperanza y el amor, de la que he hablado en el libro anterior. Después de esto, cuando nos hemos hecho hasta cierto punto familiarizado con el lenguaje de la Escritura, podemos proceder a abrir e investigar los pasajes oscuros, y al hacerlo, sacar ejemplos de las expresiones más claras para arrojar luz sobre los más oscuros, y utilizar la evidencia de los pasajes sobre los que no hay duda para eliminar toda la duda en lo que respecta a los pasajes dudosos. ( On Christian Doctrine , 2.9)

Es evidente que la doctrina de la sola Scriptura fue defendida por los líderes cristianos mucho antes de la Reforma.

Las personas interesadas en el estudio de este tema con más detalle se beneficiarán de un tratamiento en profundidad de William Webster, que encuentra aquí .

origen: http://evangelio.wordpress.com

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Antonio permalink
    abril 11, 2015 1:28 am

    Seria Interesante que así como citan a los Padres Apostólicos en esta interpretación que ustedes le dan a sus escritos. también citaran la otra parte de sus obras y hechos vamos a ver que si eran muy protestantes o muy Católicos una verdad a medias no es verdad

    Me gusta

  2. gregorio permalink
    mayo 28, 2013 2:09 am

    La conclusión más importante de toda esta reflexión se establece en la
    consideración de la naturaleza de damos en llamar la “Sola Escritura”.
    Ciertamente que muchas de las concreciones doctrinales, como esta
    de la Trinidad, deben su formulación al trabajo de grandes hombres
    que se opusieron, con toda razón, a muchas voluntades opositoras y
    contrarias semejantes a las de Arrio. Pero esto, siendo así,no debe en
    ningún caso hacernos pensar que el ORIGEN de estas realidades, como
    la de la Trinidad, se encuentra en la propia controversia, sino que
    su ORIGEN se encuentra en la Sagrada Escritura. La controversia
    impuso a necesidad de la FIJACIÓN e IDENTIFICACIÓN concreta de
    la Doctrina, PERO EN NINGÚN CASO CREO LA DOCTRINA, SIMPLEMENTE LA
    IDENTIFICÓ CON MUY BUENA PRECISIÓN, SEGÚN LAS SAGRADAS ESCRITURAS.
    De igual forma hemos de entender la naturaleza de la fijación
    de lo que denominamos “EL CANON”, de manera que si bien éste se
    concretó en siglos posteriores a la propia formación de las
    Sagradas Escrituras, esta fijación ha de entenderse como IDENTIFICACIÓN
    de lo que ya era ya y por propia naturaleza INSPIRADO POR DIOS.
    Así pues la “Iglesia” o el “pensamiento religioso de los siglos” o las “controversias de los tiempos” en ninguna manera CREARON el Cnon o Conjunto de Libros Inspirados,
    simplemente LO IDENTIFICARON, y recordemos que esto también se hizo
    debido a la necesidad de enfrentar la voluntad opositora de muchos
    que intentaron dar por Inspirados a “otros libros”, cuando ciertamente
    no lo eran.
    Tal es la naturaleza de lo que llamamos la “Sola Escritura”.
    Es cierto pues, como aquí podemos leer, que la doctrina de la “Sola Escritura” fue defendida por los líderes Cristianos mucho antes de la reforma, y de igual manera debe ser
    defendida por nosotros.
    Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: