Skip to content

Seguridad de Salvación

diciembre 28, 2011

SEGURIDAD ETERNA

Ahora que soy salvo, ¿podré perder alguna vez mi salvación?

Una vez que un individuo haya decidido el asunto en cuanto a la salvación tal como la Biblia lo declara por gracia por medio de la fe en Cristo Jesús  es imperativo que él entienda cómo tal decisión ha afectado toda su vida.

La seguridad eterna es obra de Dios que garantiza que el don de Dios, la salvación, una vez que se recibe es para siempre y no se puede perder[1]. La Salvación es de Dios y no del hombre, por  tanto, ES DIOS QUIEN PRESERVA AL CREYENTE EN SU SALVACIÓN.

Los creyentes no pueden ni total ni finalmente caer del estado de la gracia, sino que ciertamente perseveraran en ella hasta el fin, y serán salvos eternamente.[2]

En esta lección trataremos el estado del nuevo creyente en la familia de Dios, y con base en hechos bíblicos, dejaremos establecido claramente el asunto en cuanto a la seguridad eterna del cristiano.

I.                   Estudiemos el testimonio de nuestro Señor Jesucristo en cuanto a este asunto.

Jesucristo prometió esto “… y al que a mi viene, no le echo fuera” (Juan 6:37). Dios no le arrojará de su familia bajo ninguna circunstancia.

De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. Juan 5.24

Juan 10:27-29 establece claramente que ningún hombre puede hacer que Ud. pierda la salvación, porque Dios, su Padre, es mayor que cualquier hombre y ningún hombre puede sacarle de la mano de Dios.

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. Juan 10.27-29

II.                Bueno, Dios no me arrojará de su familia, y ningún hombre podrá sacarme de la mano de Dios, pero ¿qué en cuanto mí? ¿Podré hacer algo que cause que pierda mi salvación?

La salvación es por gracia por medio de la fe, y no por obras. Esta es un regalo de Dios. Efesios 2:8-9. Ningún hombre puede perder su salvación por sí mismo porque ningún hombre ganó su salvación.

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Ef 2.8-9

Gálatas 3:10 y Santiago 2:10 nos dicen que si tuviéramos que hacer algo para ganar o mantener la salvación, la perderíamos fácilmente. Sin embargo,  2 Timoteo 1:12 nos asegura que es Jesucristo quien nos guarda y no nosotros mismos.

Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día. 2Tim 1.12

Gálatas 2:21 dice claramente que si por las cosas que hacemos venimos a ser justificados, entonces la muerte de Jesucristo fue una pérdida, fue por demás.

No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo. Gal 2.21

 

 III.             Bueno, Dios no me arrojará de su familia, ningún hombre podrá sacarme de la mano de Dios para hacerme perder la salvación y tampoco puedo hacer algo para perderla. Entonces, ¿habrá algo que cause que yo pierda la salvación?

NO!.  Romanos 8:38-39 dice, “por lo cual estoy seguro que ni …”.

  1. “la muerte” – no puede perderla cuando muere.
  2. “la vida” , no puede perderla mientras viva.
  3. “ni ángeles” – pueden quitársela.
  4. “ni principados” – el gobierno no puede quitársela.
  5. “ni potestades” – Satanás no puede quitársela.
  6. “ni lo presente” – nada que pueda pasar ahora puede quitársela
  7. “ni lo por venir” – nada en el futuro puede hacer que la pierda.
  8. “ni lo alto” – nada arriba suyo.
  9. “ni lo profundo” – nada debajo suyo.
  10. J.       “NI NINGUNA OTRA COSA CREADA nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro”.

No hay base bíblica para pensar que puedo perder la salvación que Dios me regaló. Aquí, ni la razón humana ni los sentimientos deben tener predominio, sólo lo que Dios dice en Su Palabra. La buena noticia es que puedo vivir el resto de mi vida sabiendo que tengo vida eterna y que nunca la perderé. Si pudiera perderse, entonces Jesús no ofrecería vida ETERNA. ¡Lo cierto es que sí lo hace!

IV.              ¿Por qué es esto así?

Porque ahora su relación con Dios es como la de un padre y su hijo, por su nacimiento. Repase Juan 1:12-13

Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. Juan 1.12-13

Cuando nació físicamente, se hizo un testimonio de su nacimiento y éste se llama acta de nacimiento, o certificado de nacimiento o también constancia, según sea el lugar en donde se nace. Cuando usted nació de nuevo también se hizo un testimonio. 1 Juan 5:11-13

Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna;  y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo,  tiene la vida;  el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios,  para que sepáis que tenéis vida eterna,  y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios. 1Jn 5:11-13

Su certificado de nacimiento fue sellado. Su nacimiento espiritual también es sellado por el Espíritu Santo de Dios. Efesios 1:13; 4:30.

En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria. Ef 1.13-14

Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Ef 4.30

Dios es un solo ser, co-existiendo en tres distintas personas. El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo están involucrados en la seguridad eterna del creyente. Es Dios mismo por Su poder quién garantiza nuestra salvación; no nuestras buenas obras, ni alguna religión.

 Usted será hijo de su padre por la eternidad porque ha nacido de su simiente. Usted podrá salir del país; usted y su padre podrán repudiarse, podrán desconocerse, usted podrá cambiar su nombre y nunca ver más a su padre u oír acerca de él y ni siquiera pensar en él por el resto de su vida; pero esto no cambiará el hecho de que él es su padre. Lo mismo ocurre con su Padre Celestial. Usted podrá hasta morir, pero nunca podrá evitar el haber nacido. Su nacimiento lo hace hijo para siempre, tanto física como espiritualmente; inclusive el mismo Dios no puede cambiar este hecho.

V.                 Preguntas básicas.

¿Cómo puedo saber con seguridad que soy salvo? La epístola de 1 de Juan está escrita con este propósito. 1 Juan 5:13 dice: “Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna…” Como nuevo cristiano 1 Juan  debe ser el foco principal de ayuda  para crecer y establecer este asunto.

¿Qué pasa si no me siento salvo?

Su salvación no está basada en sentimientos. Está basada sobre el hecho objetivo de la verdadera palabra de Dios.

1 Juan 3:20 dice: “pues si nuestro corazón nos reprende, (pensamos o nos sentimos no salvos), mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas”. Dios sabe si usted es salvo, inclusive si Ud. no lo sabe.

Tito 1:2 dice: “en la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos”

SIMPLEMENTE CREA A DIOS LO QUE HA DICHO. 1 Juan 2:25

Versículos claves para memorizar: Efesios 2:8-9; 1 Juan 2:25; 5:13

En muchas iglesias de la actualidad se enseñan las siguientes cosas:

  1. Debe trabajar para retener la salvación.
  2. Si pecamos después de haber nacido de nuevo, podemos perder la salvación.
  3. Dios castiga a sus hijos de acuerdo a su capricho y placer.
  4. De los principios bíblicos enseñados en esta lección, usted deberá entender que esas enseñanzas son falsas y por qué.


[1] Charles C. Ryrie, Teología Básica pág. 374

[2] Confesión de Westminster XII,I

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: