Skip to content

HISTORIA DE LA TEOLOGÍA DEL PACTO

junio 14, 2011

TEOLOGIA DEL PACTO[1]

Por Charles Ryrie

Definiciones formales de la teología del pacto no son fáciles de encontrar ni aun en los escritos de sus teólogos. La mayoría de las afirmaciones que pasan por definiciones son en realidad descripciones o caracterizaciones de ese sistema. El artículo en el Diccionario de teología se acerca a una definición cuando dice que la teología del pacto se distingue por la “importancia que da los pactos”, ya que ella “deduce dos pactos de la Escritura: 1) el pacto de obras y 2) el pacto de gracia”. Esta es una descripción razonable y una posible definición. La teología del pacto, entonces, es un sistema basado en los pactos de obras y de gracia, como categorías que gobiernan la comprensión de toda la biblia.

En el mencionado sistema, el pacto de obras es considerado como el acuerdo entre Dios y Adán, prometiendo vida a Adán a cambio de la obediencia perfecta e incluyendo la muerte como castigo por el fracaso. Pero Adán pecó y así el hombre dejó de cumplir los requisitos del pacto de obras. Por lo tanto, un segundo pacto, el de gracia, fue puesto en operación. Berkhof lo define como “aquel convenio de gracia entre el Dios ofendido y el pecador ofensor pero elegido, en el que Dios promete salvación por medio de la fe en Cristo, y el pecador la acepta por fe, comprometiéndose a una vida de confianza y de obediencia”.

Algunos teólogos reformados han introducido un tercer pacto, el de la redención. Este fue hecho en la eternidad pasada y vino a ser la base del pacto de gracia, que acabamos de describir, entre Dios y los escogidos. Se supone que este pacto de redención es “el convenio entre el Padre, que da al hijo como cabeza y Redentor de los elegidos, y el hijo, que toma voluntariamente el lugar de aquellos que el padre dio al hijo”.

Estos dos o tres pactos constituyen el núcleo y la base de operación de la teología del pacto en su interpretación de las Escrituras. De modo que el sistema que hace de los llamados pactos teológicos su base es la teología del pacto.

HISTORIA DE LA TEOLOGÍA DEL PACTO

Debemos tener presente una vez más que la antigüedad no prueba su veracidad ni el ser reciente prueba su falsedad. Bear, un teólogo del pacto, en un artículo en contra del dispensacionalismo ha dicho correctamente:

Por supuesto, algunas doctrinas pueden ser nuevas y sin embargo no ser falsas. Creemos que el Espíritu Santo puede guiar a la iglesia a nuevas aprehensiones de la verdad. Además, una doctrina puede ser nueva en el sentido de ser  el desarrollo de una mantenida previamente, o puede ser nueva en el sentido de que contradice los puntos de vista mantenidos anteriormente. Aun en este último caso puede que no sea falsa, pero ciertamente su validez tiene que ser sujeta a un escrutinio mucho más penetrante.

…casi todos los escritores antidispensacionalistas tratan de dar importancia al carácter relativamente reciente del dispensacionalismo sistematizado. Aquellos que pertenecen al grupo reformado siempre tratan de insinuar que el dispensacionalismo es simplemente un recién nacido en comparación con el antiguo y sabio hombre de la teología reformada. Examinemos pues la “antigüedad” de la teología reformada; las causas de su desarrollo; y los refinamiento, si los hay, que se han sumado al sistema original.

La teología del pacto sistematizada es reciente. No era la doctrina expresa de la iglesia primitiva. Nunca fue enseñada por los líderes de la iglesia durante la edad media. Ni aun fue mencionada  por principales líderes de la reforma. En verdad, la teología del pacto como sistema no es más antigua que el dispensacionalismo. Esto no quiere decir que no sea bíblica, pero sí disipa la noción que la teología del pacto ha sido, a través de toda la historia de la iglesia, el guardián antiguo de la verdad que solamente en tiempos recientes ha sido atacada solapadamente por el dispensacionalismo. No hubo referencias a la teología del pacto en ninguna de las grandes declaraciones doctrinales hasta la Confesión de Westminster en 1647, y aun así en dicha confesión la teología del pacto no había sido tan plenamente desarrollada como lo fue más tarde por teólogos reformados.

La teoría del pacto (o federal) surgió esporádica y aparentemente de manera dependiente en el siglo XVI. Los primeros promotores del punto de vista del pacto fueron los reformadores que se opusieron al estricto predestinarianismo de los reformadores de Suiza y Francia. La teología del pacto no aparece en los escritos de Lutero, Zuinglio, Calvino o Melanchtón, aun  cuando discutieron extensamente las doctrinas a fines del pecado, la depravación, la redención, etc. Ellos tuvieron toda oportunidad de incorporar la idea del pacto, pero no lo hicieron. Es verdad que Calvino, por ejemplo, habló acerca de la continuidad de la revelación redentiva y de la idea de un pacto entre Dios y su pueblo, pero eso no era la teología del pacto. La única forma en que puede descubrirse dicho sistema en los escritos de los principales reformadores  es haciendo lo que ha hecho uno de los teólogos del pacto al no limitar la expresión “teología del pacto”, a “la mas completamente desarrollada teología del pacto del siglo XVII”. ¡Pero, por supuesto, a los dispensacionalistas nunca les sería permitido señalar ninguna clase de dispensacionalismo no desarrollado en ningún pensador antes de Darby!

Las primeras señales de la idea del pacto o federal  se encuentran en los reformadores secundarios como Andrew Hyperius (1511-1564), Kaspar Olevianus (1536-1587) y Rafael Eglinus (1559-1622). William Ames (1576-1633), quien sirvió en Inglaterra y Holanda y fue uno de los maestros de Cocceius (1603-1669) ninguna enseñanza de la teología del pacto se había extendido y sus exponentes eran hombres de influencia definidamente secundaria frente a la de los grandes reformadores de la época  y que protestaban el estricto predestinarianismo de esos reformadores.

Cocceius, un alemán, fue influenciado por las enseñanzas de Melanchtón. Su preparación tuvo lugar en la escuela de pensamiento menos estricta acerca de la predestinación. Como maestro en Holanda, estaba muy preocupado con los problemas del arminianismo, por un lado, y las duras formas del calvinismo riguroso, por el otro. Quería encontrar una manera de llevar la teología de regreso a la biblia y encontrar sus doctrinas en ella, más bien que en las enseñanzas del calvinismo estricto de su época. Pertenecía definidamente al grupo reformado, pero deseaba, junto con otros, encontrar alguna manera de mitigar las acaloradas y altamente debatidas opiniones sobre la predestinación corrientes en su día.

La gran meta de su vida era conducir la teología de regreso a la biblia, como su única fuente de vida, y suministrarle un fundamento vital, recogido de la biblia misma. Creía haber encontrado tal base en la idea de un doble pacto de Dios con el hombre (foedus naturale, ANTES, y foedus gratia, DESPUÉS de la caída). Así se convirtió en el autor de la teología federal, que hizo del desarrollo histórico de la revelación el principio regulador de la investigación teológica y de la teología como sistema; de esa manera se convirtió de una teología puramente bíblica (como una historia de la redención). Se adhirió lo mas estrechamente posible a la teología de la predestinación, pero fue solo una adhesión mecánica. No es la idea de elección de gracia, sino de una guía de gracia, la que predomina en todo su sistema.

Cocceius expuso su posición en un libro publicado en 1648 (La obra sistemática de Poiret sobre el dispensacionalismo estaba fechada en 1687) En este libro, Cocceius expuso el concepto de dos pactos, el de obras y el de gracia. En ambos, decía, el hombre tenia un papel que desempeñar y una responsabilidad que cumplir. El hizo de estos pactos la base, el antecedente y la sustancia de todos los tratos de Dios con el hombre para su redención. De modo que la contribución de Cocceius consistió en detallar y sistematizar la idea de los pactos, dando una parte más prominente al hombre en contraste con el predestinarianismo riguroso de su época, y haciendo de la idea del pacto la categoría gobernante de todas las Escrituras.

Aunque Cocceius fue el sistematizador de la teología del pacto, no puede considerársele por completo el padre de la misma. No solamente se encontraron algunas de las ideas de la teología de pacto en escritores anteriores como hemos señalado, sino que también el pacto de obras y el de gracia de la Confesión de Westminster fueron publicados un año antes que la obra de Cocceius apareciese. Los pacto que aparecen en la Confesión de Westminster se usan mas bien como divisiones generales del propósito de Dios; en Cocceius la idea del pacto recibió”una extención y un desarrollo sistemático que la elevó en la teología a un lugar de importancia que nunca había tenido antes. No solo la hace la idea directa de su sistema…, sino que en su tratamiento del tema todo el desarrollo de la historia sagrada es gobernado por esta idea”

Pero cualquier bien que la obra  de Ccceius había hecho al combatir los excesos del calvinismo de su tiempo tuvo una corta duración. Herman Witsius (1636-1708) fue el principal responsable de extender el concepto del pacto de gracia hacia la eternidad. Él comparó la idea del pacto con los decretos y la extrema posición predestinaria contra la cual Cocceius protestaba. El grupo cocceiuano  repudió los criterios de Witsius, pero estos ganaron la aceptación de posteriores teólogos del pacto.

La asociación del pacto de gracia con los decretos eternos hizo que algunos introdujesen un tercer pacto, el de la redención, hecho en la eternidad pasada entre las personas de la deidad como base del pacto de gracia. Pero este fue un desarrollo posterior de la estructura del pacto y no se encuentran ni en Cocceius ni en la confesión de Wetminster.

La teología del pacto vino a América con los puritanos, a través de los escritos de Francis Turretin y Herman Witsius, y fue defendida en el nuevo mundo por medio de las obras de John Cotton y otros. Sin embargo, aunque la idea del pacto de gracia era mencionada frecuentemente, no había acuerdo sobre los aspectos prácticos de la doctrina, especialmente la posición de los niños. Esto dio origen al pacto intermedio, al stoddardeanismo, a concesiones dudosas en las iglesias y a un cambio desde un concepto sustitucionario de la expiación a teorías gubernamentales y morales. La oposición a estas ideas no ortodoxas y una reaparición de la teología del pacto llego a los escritos de Charles y A.A. Hodge de Princeton.

Para resumir la teología del pacto es un desarrollo doctrinal posterior a la reforma. Comenzó como una reacción al calvinismo extremo, pero pronto fue doblegada hasta hacerla una sirvienta del calvinismo. La declaración respecto al pacto hecha en la Confesion de Westminster está sin desarrollar; fue Cocceius quien desarrolló la idea y Witsius quien la hizo una categoría reguladora en la interpretación bíblica. Pero la teología del pacto como se enseña hoy es un desarrollo de la teología de los reformadores (quienes no enseñaron un sistema del pacto), las enseñanzas de Cocceius y la Confesion de Westminster. La teología del pacto no es la teología de los reformadores ni es hoy lo que era cuando fue originalmente introducida. La teología del pacto es un refinamiento, y este no precede a Darby por muchos años. Dicho sistema no puede justificar mucha más antigüedad que el dispensacionalismo, y en su forma presente esta considerablemente refinado. Si la falta de antigüedad detrimento y si el refinamiento no le es permitido al dispensacionalismo, entonces por medio de los mismos dos criterios la teología del pacto es desacreditada. Y si estos asuntos son básicamente irrelevantes para la teología del pacto, entonces de igual modo lo son para el dispensacionalismo.


[1] Ryrie, “ Dispensacionalismo Hoy”, (Editorial Portavoz, 1992),161-173.

About these ads
2 comentarios leave one →
  1. Raúl Hernández Juárez. permalink
    diciembre 29, 2012 9:13 pm

    CREO QUE ESTE TEMA DEL DISPENSACIONALISMO ES INAGOTABLE, LO CIERTO ES QUE ES MAS FACIL DEPURAR, SI ES QUE ESA PALABRA ES APLICABLE, AL SISTEMA REFORMADO QUE TRATAR DE QUITAR DEL AMBITO DISENSACIONALISTA ESA DOCTRINA QUE NO SOLO ES NUEVA, SI NO QUE VIO SU LUZ EN UN CONTEXTO DE EXTASIS Y VISIONES CARISMATICAS QUE “VIO” UNA SEÑORITA LLAMADA MARGARETH MAGDONAL. PERO REPITO…..SERA EL DIOS JUSTO Y LA VENIDA DEL HIJO DEL HOMBRE EN SU GLORIA Y VISIBLEMENTE EN UNA SOLO VEZ, LA QUE DARA LA RAZON.

  2. Héctor Orellana permalink
    diciembre 27, 2012 8:02 pm

    Interesante lo que escribe Ryrie, pero no me parece que sea del todo explicativo, pues un defensor y promotor de dispensacionalismo no puede tener una visión objetiva del sistema de interpretación bíblico que está al otro lado de la vereda. Sería bueno contar con la postura y definición de los propios reformados.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 261 seguidores

%d personas les gusta esto: